Reimplante después de un Traumatismo ortopédico pediátrico


En los casos de amputación traumática parcial o completa, la decisión para llevar a cabo o no un implante se basa en la experiencia de los cirujanos y la naturaleza de la anomalía. Un tiempo de isquemia caliente mayor de 10 horas o uno de isquemia fría de más de 20 horas son contraindicaciones relativas para el reimplante. Las amputaciones limpias “en guillotina” son más fáciles de tratar que las lesiones por arrancamiento o machacamiento. Las técnicas modernas de anastomosis neural y vascular aseguran la mejor posibilidad de cicatrización, pero suelen ser inciertos el resultado funcional final del miembro y la viabilidad de la placa de crecimiento. El reimplante de extremidades superiores, en especial el pulgar y las falanges distales, proporciona buenos resultados. Los reimplantes de la mano y el pie implican riesgos y los resultados son menos satisfactorios.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario