ROTURA DIAFRAGMATICA Y TRAUMATISMO RETROPERITONEAL EN NIÑOS


Tal vez por la elasticidad de sus tejidos, en los niños es rara una hernia diafragmática traumática. Por lo regular es resultado de un traumatismo contuso por una fuerza súbita de compresión aplicada en la pared abdominal. Se lesiona con mucho más frecuencia el lado izquierdo y es común que haya lesiones concurrentes.46 La hernia diafragmática traumática se identifica mejor en una radiografía de tórax en posición erguida. Puede dirigirse una sonda nasegástrica hacia el hemitórax izquierdo. Un estudio gastrointestinal superior de contraste, o un examen con ultrasonido o TC, ayuda a confirmar el diagnóstico. Es posible observar manifestaciones tardías con obstrucción o perforación intestinal. El tratamiento suele consistir en cierre simple del defecto a través de la vía abdominal. En las presentaciones tardías, con adherencias extensas, tal vez se requiera una vía transtorácica.
El tratamiento de los hematomas retroperitoneales que se encuentran durante la operación en niños depende de su sitio y de que sean estables o expansivos. Es mejor no alterar los hematomas pélvicos estables y, en el caso de los expansivos, es preferible la embolización que los procedimientos abiertos. Más adelante se comentan en este capítulo los hematomas perinéfricos. Los hematomas retroperitoneales superiores centrales, en particular los que incluyen el duodeno o el páncreas, se exploran. Es crítico el control proximal y distal de las estructuras vasculares que entran y salen del hematoma. Cualquier lesión de las estructuras retroperitoneales se identifica y repara como se comenta más adelante en este capítulo. Los hematomas retroperitoneales estables que no cubren directamente estructuras vitales se dejan tal y como están.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario