Técnicas para cirugía fetal: Histerotomía Abierta


El útero se expone a través de una incisión abdominal transversa baja; se emplea un separador anular abdominal grande para mantener la exposición. Se utiliza la ultrasonografía para localizar la placenta y determinar la posición del feto con objeto de inyectarle un agente narcótico y un paralizante. Según sea la posición de la placenta, el útero se abre en la parte anterior o posterior con grapas absorbibles que proveen hemostasia y sellan las membranas contra el miometrio.

Cuatro pinzas especiales delicadas y con mordida inversa, junto con las grapas, crean la hemostasia uterina y ayudan a exponer la parte en cuestión del feto. Un oxímetro del pulso miniatura registra la frecuencia del pulso y la saturación de oxígeno del feto durante el procedimiento. Se infunde solución de Ringer con lactato tibia todo el tiempo alrededor del feto.

Después de la reparación fetal, se implanta un radiotelémetro en un saco submuscular antes de cerrar la incisión fetal. Esto permite vigilar la frecuencia cardiaca fetal, temperatura y presión amniótica. La incisión uterina se cierra en dos capas con suturas absorbibles y pegamento de fibrina. El líquido amniótico se repone con solución de Ringer con lactato tibia que contenga 500 mg de nafcilina traqueal fetal como tratamiento de la hernia diafragmática congénita” (véase Hernia diafragmática congénita, más adelante). La posición materna, vigilancia, anestesia e incisión abdominal para exponer al feto son iguales a las descritas antes, excepto porque la madre se coloca en posición de litotomía. Hasta ahora, los autores no han efectuado esta operación por vía percutánea.

El ultrasonido transoperatorio delinea la posición de la placenta y guía la instalación del trocar. Si la placenta es anterior, es necesario empujar el útero hacia el frente y colocar los trócares en la parte superior o posterior, o ambas.

Instrumental empleado

Para los procedimientos de endoscopia fetal se utilizan tres o cuatro trócares de 5 y 10 mm con cejas compresibles y globos. La irrigación continua para optimizar la visibilidad se realiza con un sistema de irrigación con bomba de flujo alto a través de la vaina de un histeroscopio de 12°. Este sistema mantiene un volumen de líquido intrauterino constante, evita el riesgo de embolia gaseosa con la distensión gaseosa del útero, asegura un campo quirúrgico con lavado continuo, mejora la visibilidad al intercambiar el líquido amniótico turbio con solución de Ringer con lactato y mantiene tibio al feto. El feto se vigila con ultrasonido transuterino. Ya se desarrolló un telémetro miniatura que puede colocarse en la cavidad amniótica por uno de los sitios para los trócares y está en etapa de prueba.

Se expone el cuello fetal mediante la aplicación de una puntada transuterina en el mentón del feto, la cual mantiene la extensión cervical. Se localiza la línea media del cuello y se coloca un sujetador en T bajo guía sonográfica dentro de la luz traqueal. La tráquea se ocluye con dos broches para hemostasia estándares grandes de titanio. La incisión cutánea se deja abierta. Cada sitio de punción uterina se cierra con una o dos suturas absorbibles y con pegamento de fibrina después de instilar antibiótico intraamniótico.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario