Terapéutica con diálisis en los recién nacidos


Las tres modalidades de tratamiento incluyen hemodiálisis, hemofiltración y diálisis peritoneal; esta última es la que más se emplea en niños. Los factores intrínsecos que afectan la eficacia de la diálisis peritoneal son el flujo sanguíneo peritoneal, la permeabilidad vascular peritoneal y el área de superficie peritoneal.” Aunque la eliminación de hasta 50% del área de superficie peritoneal no parece interferir con la eficacia de la diálisis,22 la hipoperfusión de la vasculatura de las membranas peritoneales hace inefectiva la diálisis.23 En el paciente posoperatorio es posible la diálisis incluso en presencia de peritonitis o justo después de un procedimiento quirúrgico abdominal mayor.24,25 La presión intraabdominal aumentada secundaria a la administración de líquido peritoneal puede causar alteración respiratoria y favorece la fuga de líquido por los sitios de las incisiones quirúrgicas y la entrada del catéter peritoneal. En estas circunstancias, se emplea el tamaño más pequeño efectivo, el cual se puede aumentar en forma gradual con el paso del tiempo, después de la intervención quirúrgica. Las complicaciones comunes relacionadas con la diálisis peritoneal son peritonitis, infección del sitio de salida, fuga de la solución de la diálisis, obstrucción del catéter y hernia de la pared abdominal. La perforación de un órgano abdominal eR. una complicación rara.26
La solución de la diálisis con una concentración de glucosa al 1.5% tiene una osmolalidad de 350 mosm/ kg H20, que es moderadamente hipertónica en relación con el plasma normal (280 a 295 mosm/kg H20). Con el incremento de la concentración de glucosa en la solución de la diálisis aumenta la tonicidad de la solución hasta 490 mosm/kg H20 con glucosa al 4.25%, que es la concentración más elevada disponible en el comercio. Con otros factores iguales, a mayor tonicidad de la solución de la diálisis, mayor ultrafiltrado (líquido eliminado del cuerpo). Debido al movimiento rápido de agua y glucosa a través de la membrana peritoneal, el efecto de la diálisis peritoneal sobre la eliminación de líquido es máximo cuando se utilizan ciclos breves de diálisis de 20 a 30 minutos. Cuando se administran soluciones que contienen concentraciones de glucosa mayores de 1.5% es necesaria la vigilancia estrecha de la glucemia. Si se desarrolla hiperglucemia mayor de 200 mg/dl, se controla agregando insulina a la solución de la diálisis o mediante goteo de insulina intravenosa. El volumen de líquido eliminado por diálisis en un periodo de 24 horas se debe limitar a 500 ml en el recién nacido, 500 a 1 000 ml en lactantes pequeños, 1 000 a 1 500 ml en niños mayores y 3 000 ml en sujetos que pesan más de 30 kg.27 El efecto de la diálisis en la eliminación de solutos depende sobre todo del tiempo de duración en la cavidad peritoneal y el peso molecular de los solutos. Las siguientes son las sustancias comunes respecto de sus velocidades relativas de difusión:28
Urea potasio sodio creatinina fosfato ácido úrico calcio magnesio
Las soluciones estándar de diálisis no contienen potasio. Por lo tanto, el control de la hiperpotasemia se logra con pocas horas de diálisis peritoneal efectiva.
En los niños no susceptibles de diálisis peritoneal se consideran como opciones la hemodiálisis y la hemofiltración. Se prefiere la segunda, en especial en los individuos hemodinámicamente inestables.29 El método más común de hemofiltración es la venovenosa continua asistida con bomba. Cuando está indicado se combina con diálisis.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario