Tonometría: Examen para pesquisar el glaucoma


Desde una pequeña pérdida del campo visual, hasta ceguera definitiva puede producir el glaucoma, enfermedad del nervio óptico provocada por la elevada presión intraocular. Esta patología puede ocasionar un daño progresivo e irreversible, por lo que es muy importante obtener un diagnóstico precoz para prevenir su evolución. Para esto, se realiza la tonometría.

“La medición de la presión ocular, junto al examen del nervio óptico, es fundamental para el diagnóstico del glaucoma, sobre todo por lo grave que es esta patología y porque es una enfermedad que no da síntomas y es causa importante de ceguera irreversible”, dice el doctor Adolfo Schweikart, oftalmólogo de Clínica Alemana.

En qué consiste el examen
Se realiza con un instrumento portátil llamado tonómetro. Previamente, se pone una gota de anestésico -por lo que el examen es, prácticamente, indoloro-, luego un colorante y se toma la presión. Si el paciente usa lentes de contacto, debe quitárselos ya que el tinte los puede manchar de manera permanente.

El examen toma alrededor de unos dos minutos, no produce dolor, no tiene efectos secundarios y no necesita ningún requisito, sólo avisar si se tiene algún problema ocular y si se está tomando algún medicamento.
El resultado de la presión intraocular se debe complementar con un estudio del nervio óptico y del campo visual, para obtener un diagnóstico adecuado del glaucoma y alguna otra enfermedad asociada.

El doctor Shweikart enfatiza que “la tonometría ocular o la medición de la presión intraocular, se debe realizar de manera preventiva desde los 35 años y antes si se tiene antecedentes familiares de glaucoma, o al menos, como parte de un examen ocular rutinario”, concluye.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario