Trabajos al aire libre: ¡Cuidado con el sol!


Trabajar en espacios abiertos, respirando aire puro, disfrutando de la naturaleza y no dentro de cuatro paredes puede parecer un privilegio, sin embargo, también tiene sus riesgos. Los obreros agrícolas (temporeros o permanentes), aquellos que desarrollan actividades en el agua (como buzos, pescadores, marinos y operadores de ferries) y los profesores de educación física que hacen clases en canchas, están mucho más expuestos que el resto de la población a la radiación solar.

Desde marzo del año 2006, el Ministerio de Salud publicó una ley que establece que los empleadores deberán adoptar las medidas necesarias para proteger eficazmente a sus trabajadores cuando éstos puedan estar expuestos al aire libre.

Es importante respetar estas normas, no sólo por el cuidado de la salud, sino también desde el ámbito legal. “Tanto el empleador como el trabajador pueden ser multados por la Inspección del Trabajo, si no respetan esta disposición”, explica la doctora Tatiana Riveros, dermatóloga de Clínica Alemana.

Agrega que “la población ha ido tomando conciencia, de hecho están preocupados y varias empresas importantes ya han sido asesoradas por parte de la Sociedad Chilena de Dermatología”.

Al realizar trabajos al aire libre y, principalmente, expuestos a los rayos del sol, es indispensable tomar ciertas medidas de protección, como:

– Evitar la exposición innecesaria a horas de mayor radiación UV (11:00 a 15:00 hrs. en invierno, y 12:00 a 16:00 hrs. en verano). No olvidar que en los días nublados también es necesario protegerse de los rayos UV.

– Tener lugares de colación y de descanso techados.

– Usar ropa de trama gruesa, de manga más larga y pantalón largo.

– Utilizar anteojos especiales de sol con protección UV (más específicos a los usados habitualmente), casco con visera transparente con protección UV y con aleta de “tipo legionario” que cubra el contorno.
– Aplicarse filtro solar con FPS 30 en las zonas del cuerpo necesariamente expuestas y unos 20 minutos antes. El filtro debe ser de amplio espectro (que proteja contra UVA y UVB), hipoalergénico, sin aromas y no pastoso para evitar la adherencia de contaminantes ambientales. Debe ser reaplicado cada tres horas.

– Cuando hay factores personales como un cáncer de piel propio o de un familiar directo, se aconseja el uso de filtro solar con FPS 50+, que es el máximo disponible.

¿En qué regiones del país es más peligroso?
Las más riesgosas son las regiones que están más cerca del Ecuador, vale decir, entre la I y IV regiones. Además, aquí se suman otros procancerígenos ambientales como el arsénico que se encuentra en el agua.

¿Qué oficios implican mayor riesgo?
Los guardaparques, personal de aduana y de Fuerzas Armadas, y los que trabajan en altura, porque a mayor altura, mayor radiación. El peligro aumenta al trabajar en lugares con nieve porque esta superficie refleja el 85%.

¿Las personas que trabajan en autos están protegidos?
El vidrio claro normal bloquea completamente la radiación ultravioleta B pero NO la de tipo A, que es la que produce los cambios pigmentarios y el daño en la profundidad de la piel.

El parabrisas, como es vidrio laminado, deja pasar luz visible y prácticamente ningún tipo de radiación ultravioleta, sin embargo, el vidrio lateral deja pasar, dependiendo la marca del vehículo, un porcentaje importante de radiación ultravioleta A. Por ende, los choferes deberían usar protección lateral y camisa de manga larga y trama gruesa.

¿También es necesario tomar agua cada cierto tiempo?
Sí, en general, se aconseja rehidratarse en forma periódica con agua.

La doctora Tatiana Riveros dice “que lo ideal es descansar a la sombra cada cuatro horas y que es muy importante recordar que existen medicamentos orales que aumentan la fotosensibilidad, lo que hace que los rayos UV penetren más fácilmente la piel, por lo que, en caso de ingerir algún fármaco y realizar trabajos al aire libre, se debe consultar con un especialista”, concluye.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario