Tratamiento de la infección con antibioticos en los recién nacidos


ANTIBIOTICOS
Existen varias clases de antibióticos según su estructura molecular y sitio de acción. Los diversos tipos de antibióticos pueden dividirse en bacteriostáticos, que inhiben el crecimiento bacteriano, y bactericidas, que destruyen a las bacterias.
PENICILINAS. Al principio, las penicilinas se obtenían de los mohos y fueron la primera clase importante de antibióticos que se desarrolló. Estos fármacos son bactericidas y actúan al romper la pared celular de los microorganismos grampositivos. Tienen una vida media corta y un espectro estrecho; además, conllevan un riesgo importante de sensibilidad. Las penicilinas se inactivan con lactamasa beta. Los derivados sintéticos tienen una actividad un poco mayor, pero aún son sus-ceptibles a la degradación enzimática.
CEFALOSPORINAS. También son bactericidas; se dividen en generaciones de acuerdo con la actividad creciente contra gramnegativos. Los efectos adversos incluyen reacciones de hipersensibilidad e intolerancia al alcohol. En general, son menos susceptibles a las lactamasas beta y, al igual que las penicilinas, actúan al inhibir la síntesis de la pared celular. Las cefalosporinas de primera generación son efectivas contra la mayoría de microorganismos grampositivos. Las de la segunda generación tienen mayor cobertura de gram-negativos y anaerobios. Las cefalosporinas de tercera generación tienen la cobertura más amplia de gramnegativos de la familia, pero pierden casi toda la actividad contra grampositivos que tiene la primera generación. Las cefalosporinas de cuarta generación se diseñaron para tener un amplio espectro contra gramnegativos y grampositivos, así como susceptibilidad mínima a la lactamasa beta.
AMINOGLUCOSIDOS. Se utilizan para tratar bacterias gramnegativas aerobias susceptibles y actúan por inhibición de la síntesis proteica. Tienen un estrecho margen de seguridad dentro de los límites posológicos terapéuticos. Pueden ocasionar cuatro tipos de efectos adversos relacionados con la dosis: daño de las células tubulares renales proximales, destrucción de las células sensitivas de la cóclea, destrucción de las células sensitivas del aparato vestibular y parálisis neuromuscular.
TETRACICLINAS. Las tetraciclinas inhiben la síntesis de proteínas, pero sólo son bacteriostáticas. Tienen actividad contra bacterias gramnegativas y grampositi vas, micoplasmas, clamidias y protozoarios. Estos agentes son todavía un buen antibiótico de primera línea para el paciente alérgico a la penicilina.
QUINOLONAS. Las quinolonas son bactericidas. Las fluoroquinolonas destruyen las enterobacterias aerobias, estafilococos, Pseudomonas aeruginosa y algunos estreptococos. Se excretan en la orina y son útiles en el tratamiento de las infecciones urinarias.
MACROLIDOS. Los macrólidos eritromicina, acitromicina y claritromicina son similares entre sí en cuanto a su actividad. Son agentes bacteriostáticos con actividad contra cocos grampositivos anaerobios y aerobios y gramnegativos anaerobios. Las reacciones de hipersensibilidad son raras, pero algunas veces se origina enterocolitis seudomembranosa por C. difficile.
IMIPENEM. El imipenem es un bactericida con actividad extrema contra casi todos los microorganismos grampositivos y gramnegativos, sean aerobios o anaerobios. Todos los enterococos, Bacteroides fragi1is y P. aeruginosa son susceptibles.
AZTREONAM. El aztreonam es un antibiótico parenteral con excelente actividad contra P. aeruginosa, equivalente a la del imipenem, ceftazidima, piperacilina y azlocilina. Los microorganismos grampositivos y los anaerobios son resistentes a este fármaco.
VANCOMICINA. Es un antibiótico bactericida activo contra todos los cocos y bacilos grampositivos, incluidos los Staphylococcus aureus y los Staphylococcus epidermidis resistentes a las penicilinas y cefalosporinas. También tiene actividad bacteriostática contra los enterococos. Es el fármaco de elección para la infección estafilocócica grave y la endocarditis ocasionada por Streptococcus viridans o enterococos o cuando no pueden suministrarse penicilinas o cefalosporinas por alergia a ellas. La vancomicina oral es el fármaco de elección en la colitis por C. difficile, cuando es resistente al metronidazol. En ocasiones hay efectos tóxicos renales y los niveles muy altos del agente pueden causar sordera, casi siempre en pacientes con insuficiencia renal.
TRIMETOPRIM CON SULFAMETOXAZOL. Esta combinación
bacteriostática es efectiva contra la mayoría de los microorganismos aerobios grampositivos y gramnegativos. Los dos agentes combinados son el fármaco de elección para el tratamiento de la neumonía por Pneumocystis carinii. También son efectivos en la profilaxis de esta infección en niños con SIDA o tumores malignos. Los efectos colaterales son náusea, vómito, exantema y defi-ciencia de folato, la que conduce a anemia macrocítica.
METRONIDAZOL. Es un agente bactericida que se emplea principalmente en el tratamiento de infecciones por protozoarios y anaerobios, en particular B. fragilis. También se usa con éxito en la enterocolitis de Hirsch-sprung y para la preparación intestinal. Es el agente de elección

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja un comentario