Valoración inicial del niño traumatizado: Respiración


Los traumatismos torácicos que pueden causar compromiso cardiopulmonar mortal son:
• Neumotórax a tensión
• Neumotórax abierto
• Hemotórax masivo
• Taponamiento pericárdico
• Tórax en mayal
• Contusión pulmonar masiva
La valoración de la respiración en un niño traumatizado es a menudo más sencilla de valorar, debido a la delgada pared torácica. El examen visual del tórax proporciona información útil sobre la expansión pulmonar. La auscultación de los pulmones se practica mejor en las axilas del niño, debido a que estas áreas son las porciones anatómicas del tórax más alejadas de las vías respiratorias principales. Existen dispositivos que pueden identificar con exactitud la saturación de oxígeno y el CO2 corriente terminal. Estos instrumentos se deben fijar al niño en forma temprana en la valoración primaria.
El mediastino del niño es una estructura móvil; cambios pequeños de la presión intrapleural tienen como efecto que el mediastino se desplace hacia un lado u otro. Si hay suficiente desplazamiento, se impide el retorno venoso al corazón. En consecuencia, incluso un neumotórax simple puede volverse potencialmente devastador para el niño, si no se trata.
La presencia de neumotórax o hemotórax requiere la colocación de una sonda de toracostomía. Un neumotórax a tensión pone en peligro la vida y requiere conversión inmediata de la tensión a neumotórax simple. La descompresión pleural se logra mejor con la colocación de un catéter por medio de un trócar en el segundo espacio intercostal en la línea clavicular media. El alivio logrado de esta manera hace posible insertar una sonda torácica, en forma más ordenada y estéril. Un neumotórax abierto requiere colocar una sonda torácica y cubrir la herida abierta.
El objetivo del tratamiento del tórax en mayal en el niño es la reparación de la contusión pulmonar subyacente. Si esta última es masiva y la ventilación está alterada, se necesita intubación endotraqueal y ventilación mecánica. La ventilación inadecuada por el dolor ocasionado se puede mejorar mediante el bloqueo del nervio intercostal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario