Ventilación con liberación de la presión en la vía respiratoria


La ventilación con liberación de la presión en la vía respiratoria (APRV) es un abordaje ventilatorio único en el que se emplean niveles altos de CPAP para aumentar el volumen alveolar medio mientras las reducciones intermitentes de la presión hasta un nivel de “liberación” ofrecen un periodo de espiración.

Ventaja

El restablecimiento de la CPAP produce la inspiración y el regreso del volumen pulmonar al nivel basal. La ventaja de la APRV es una reducción de la presión máxima de la vía respiratoria cercana al 50% en los adultos con síndrome de insuficiencia respiratoria aguda, en comparación con otros modos más convencionales de ventilación mecánica.

También hay datos que sugieren que la concordancia entre ventilación y perfusión mejora y el espacio muerto disminuye. Cuando se practica la APRV, el volumen corriente se altera porque se ajusta a la presión de liberación. En términos conceptuales, el manejo del ventilador durante la APRV es inverso a otros modos de ventilación con presión positiva porque la presión inspiratoria máxima, o CPAP, determina la oxigenación, mientras la presión espiratoria (de liberación) se emplea para ajustar el volumen corriente y la eliminación de dióxido de carbono. La APRV es muy similar a los modos ventilatorios en los que se usan índices altos de TI:TE, como la ventilación de relación inversa con presión positiva de baja frecuencia. 

En algunos estudios, el cortocircuito fisiológico disminuyó durante la APRV, en tanto que en otros se observó un descenso de la Pao, por el desarrollo de atelectasias.

La experiencia clínica con la APRV es escasa y la experiencia en recién nacidos y lactantes se limita a modelos animales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario