Ventilación pulmonar intratraqueal en los recién nacidos


La ventilación pulmonar intratraqueal (VPIT) implica la infusión de gas fresco (oxígeno) en la tráquea mediante una cánula colocada en la punta de la cánula endotraqueal. Este flujo de gas repone el espacio muerto de la vía respiratoria central con oxígeno fresco durante la fase espiratoria del ciclo y disminuye el espacio muerto, con lo que se aumenta la eliminación de dióxido de carbono. Para ello se emplea un catéter de empuje inverso especial para insuflar gas que invierta el flujo gaseoso en la punta, de tal forma que siga una vía retrógrada hasta la cánula endotraqueal (fig. 6-19).133 Esto produce un efecto Venturi que introduce gas, lo que ejerce una reducción más efectiva del espacio muerto durante la espiración. Ya se demostró que la VPIT mantiene niveles razonables de ventilación en animales normales con PMR de la mitad a un tercio de las utilizadas durante la ventilación mecánica convencional. Con el uso de esta modalidad ventilatoria es posible mantener niveles adecuados de dióxido de carbono en corderos en los que sólo estaba disponible el 12.5% del parénquima pulmonar para el intercambio de gases.134 Este mismo concepto se aplicó con el uso de un catéter sencillo, en lugar del catéter de empuje inverso, en adultos con insuficiencia respiratoria y se denominó insuflación traqueal de gas.35’135 Los estudios demostraron la capacidad de la VPIT para reducir el espacio muerto de la vía respiratoria y por tanto la presión del ventilador necesaria para alcanzar ritmos equivalentes de eliminación de CO2 a los que se observan durante la ventilación mecánica convencional en sujetos pediátricos con apoyo vital venoarterial extracorpóreo y en recién nacidos con hernia diafragmática congénita después del apoyo vital extracorpóreo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario