¿ES POSIBLE DEJAR DE FUMAR?


El tabaquismo es una enfermedad que debe ser tratada por un equipo multidisciplinario. Por esto, Clínica Santa María cuenta con el programa antitabaco que ayuda a enfrentar este problema.

El tabaco es la primera causa de muerte prevenible en Chile y el mundo, y se asocia directamente a enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, cánceres y enfisemas.

El elemento del cigarro que produce su adicción es la nicotina, ya que genera la sensación de placer y recompensa. La Dra. Mónica Zagolín, internista, broncopulmonar de Clínica Santa María explica que “una persona con alto nivel de dependencia a la nicotina tiene la necesidad imperiosa de fumar a tempranas horas de la mañana, después de despertar e incluso estando enfermo, le es difícil abstenerse en situaciones o lugares en que se encuentre prohibido fumar”.

El fumador tiene sus expectativas de vida limitada, posee mayor riesgo de infecciones virales en invierno, de neumonía, complicaciones post operatorias, tener niños asmáticos si al estar embarazada fuma y de numerosas otras consecuencias en diferentes sistemas y órganos.

Por lo tanto, “dejar el cigarrillo tiene importantes beneficios tanto a corto y largo plazo. Desde el primer día de abandono hay una mejoría en el estado bronquial, funcional, en la piel y uñas. Mientras que a largo plazo se aminora el riesgo de desarrollar cáncer, enfisema, infarto al miocardio o cerebral, tumores y una enfermedad vascular. El beneficio en la sobrevida es indudable”, explica la especialista.

– Programa de Clínica Santa María

Clínica Santa Maria cuenta con un programa diseñado especialmente para las personas que desean dejar de fumar, compuesto por un equipo multidisciplinario de médicos, enfermeras, psicólogas, kinesiólogos y nutricionistas.

Este programa consta de dos consultas médicas. La primera es al comenzar la terapia farmacológica, con la finalidad de evaluar la tolerancia al medicamento usado y la segunda al terminar el tratamiento farmacológico para consolidar el abandono del cigarro y dar futuras indicaciones.

Así también, es necesario visitar al psicólogo quien realiza una terapia conductual para cambiar el estilo de vida, que promueva una transformación no sólo en el hábito tabáquico, sino también en la alimentación, deportes, hobbies, enfrentamiento del stress, ansiedad, desánimo y como soporte para tolerar de mejor manera el síndrome de privación -abandono el cigarrillo-.

El tratamiento está coordinado y liderado por una enfermera experta en programas crónicos y preventivos dispuesta a aclarar dudas, optimizar atenciones y entregar material educativo de valiosa utilidad: manual instructivo acerca del tabaco y CD de música de relajación.

La Dra. Zagolín enfatiza que “el programa pretende atacar varios aspectos en la vida de las personas con adicciones. La invitación es efectuar cambios significativos hacia estilos de vida más saludables, libres de humo de tabaco en beneficio del aire que todos respiramos”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario