¿Qué es el glaucoma?


El glaucoma es una enfermedad que afecta al ojo, produciendo una lesión en el nervio óptico, es una enfermedad progresiva, y se produce por una acumulación de líquido dentro del ojo que ocasiona una aumento de la presión interna. Este aumento de presión intraocular lesiona el nervio óptico.

¿Qué lo produce y cómo se produce el glaucoma?

El ojo está formado por varias cubiertas (esclerótica, córnea, retina) en su interior esta dividido en dos cavidades por el cristalino (lente), estas cavidades (cámaras) tienen un contenido liquido, son el humor acuoso y el humor vítreo vítreo.

El humor acuoso es secretado por el epitelio ciliar y baña la cámara anterior del ojo con nutrientes y ayuda al globo ocular a mantener la forma. Para no acumularse el humor vítreo dentro del ojo se drena a través de una estructura anatómica que se llama trabéculum.

Puede existir un obstáculo para la salida (reciclado) del humor acuoso acuoso, aumentando así la resistencia a dicha salida, lo que ocasiona un aumento de la cantidad de líquido dentro del ojo. Esto produce un aumento de la presión que afecta al nervio óptico. Cuando la presión llega a ser muy alta, le causa daño, lo cual produce una pérdida parcial o total de la visión.

El glaucoma es una de las enfermedades que con más frecuencia produce importantes déficits de la función visual. Tiene una prevalencia entre el 1-1.5 % en personas mayores de 40 años, situándose entre las principales causas de ceguera en el mundo, la segunda tras la retinopatía diabética.

El lograr un diagnóstico precoz, para iniciar el tratamiento correcto y establecer las pautas de seguimiento más adecuadas, constituye el arma más eficaz para evitar estas graves consecuencias.

¿Existen diferentes tipos de glaucoma?
Los dos tipos de glaucoma más frecuentes son el glaucoma de ángulo abierto de ángulo abierto (crónico) y el glaucoma de ángulo cerrado de ángulo cerrado (agudo), según la afectación que presente el sistema de drenaje del humor acuoso acuoso. Aproximadamente el 90 por ciento de las personas que sufren glaucoma tienen el de tipo crónico.

Existe otro tipo de glaucoma que es el glaucoma congénito que se caracteriza por la presencia de lagrimeo, fotofobia (molesta la luz) y blefaroespasmo (cierre de los párpados).

¿Cómo lo evito?
Puede padecer glaucoma cualquier persona, si bien es más frecuente después de los 40 años. Existen una serie de factores de riesgo, no siempre evitables, que son:

?Antecedentes familiares de glaucoma.
?Diabetes: Los diabéticos tienen una incidencia mayor de aumento de presión intraocular que la población normal y una mayor afectación del nervio óptico.
?Miopía: Tienen valores de la presión intraocular más elevados.
?Lesiones o cirugía ocular.
?Tratamiento prolongado con corticoides.

Si presenta más de un factor de riesgo, debería realizarse periódicamente revisiones de la presión intraocular en la consulta del especialista en oftalmología, ya que la mejor forma de evitar la progresión de la enfermedad es un diagnóstico temprano y un control de la presión intraocular.

¿Cuándo sospechar que tengo un glaucoma?
Cuando presento alguno de los factores de riesgo debo tomarme la tensión ocular para diagnosticarlo.

El glaucoma en las fases iniciales de la enfermedad es asintomático con un comienzo lento e indoloro. Se desarrolla en un periodo de meses a años.

El daño puede progresar tan lentamente que el paciente no aprecia la perdida del campo visual. Pueden aperecer señales de advertencia como:

?Visión empañada.
?Pérdida gradual de la visión periférica.
?Incapacidad de ajustar los ojos en habitaciones oscuras.
?Ver anillos de colores o aureolas alrededor de las luces.

En fases avanzadas de la enfermedad se caracteriza por alteraciones en el campo visual con aparición de zonas en las que no vemos nada (escotomas).

Si aparece de forma aguda, glaucoma agudo, que cursa con aumento rápido de la presión intraocular, se reconoce porque puede debutar con dolor intenso, ojo rojo, nauseas y vómitos.

¿Cuándo saber o confirmar que tengo un glaucoma?
Ante la aparición de algún síntoma descrito previamente o ante la presencia de antecedentes personales se lo comunicaremos a nuestro médico de familia que nos enviará al oftalmólogo. Él nos realizará un examen de los ojos, que incluirá una medida de la presión ocular mediante un tonómetro.

Es una prueba indolora y rápida. Se realiza poniendo una gota de anestésico ocular en el ojo y con un aparato que toma la tensión llamado tonómetro el cual se aplica sobre el ojo directamente para medir la presión ocular. Hay muchos modelos de tonómetros.

Si se sospecha afectación del nervio óptico se estudiará el campo visual, que valora que zona de la visión se ha perdido. La medida de esta disminución se hace con un aparato llamado perímetro, este permite obtener un mapa del campo total de la visión

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario