¿Qué es el ojo rojo?


Ojo rojo es la pérdida del color blanco habitual del ojo y de los tejidos perioculares. Se produce por vasodilatación conjuntival o ciliar, secundaria a procesos inflamatorios o hemorrágicos, debidos a múltiples patologías.

Generalmente va acompañado de otros síntomas, subjetivos u objetivos, que nos ayudan a realizar el diagnóstico.

Las más frecuentes son:

?Conjuntivitis: Inflamación o irritación de la conjuntiva, generalmente de origen alérgico o infeccioso (viral o bacteriano). Es una de las causas más frecuentes de ojo rojo, sobre todo en niños. Se caracteriza por enrojecimiento difuso, sensación de cuerpo extraño, fotofobia y secreción: acuosa (C. alérgica), seromucosa (C. vírica) o purulenta (C. bacteriana)
?Queratitis: Inflamación de la cornea. La causa puede ser una infección vírica, una infección bacteriana, la sequedad de los ojos, la exposición a los rayos ultravioleta (luz solar, arcos de soldadura) y el uso prolongado de lentes de contacto. Se caracteriza por enrojecimiento central, dolor ocular, visión ligeramente borrosa, y secreción escasa.
?Iritis: Inflamación del iris. Puede ser producida por diversas enfermedades que también afectan a otros órganos del cuerpo. Se caracteriza por enrojecimiento central, disminución de la agudeza visual, dolor ocular y miosis pupilar.
?Epiescleritis: Inflamación de la esclerótica (capa de tejido que se encuentra debajo de la conjuntiva). En general, afecta sólo a una porción del globo ocular. Se caracteriza por enrojecimiento localizado, generalmente de color violáceo, ligeramente elevado.
?Glaucoma agudo: Es un trastorno en el cual aumenta la presión dentro del globo ocular, dañando el nervio óptico y causando pérdida de visión. Se caracteriza por dolor ocular intenso con nauseas/vómitos, pérdida de la agudeza visual, enrojecimiento central y midriasis pupilar que no responde a la luz.

¿Cuál es su incidencia y pronóstico?
Constituye uno de los motivos de consulta más frecuentes en Atención Primaria.

La mayoría de los casos, son alteraciones benignas y autolimitadas que pueden diagnosticarse y tratarse fácilmente. Sin embargo, también puede ser debido a enfermedades graves, que pueden afectar gravemente al ojo o a la visión.

¿Cuál es su tratamiento?
El hallazgo de cualquier síntoma ocular, requiere valoración por el médico de cabecera; no obstante, en el caso de aparición de dolor ocular, disminución de la agudeza visual, alteraciones pupilares y/o enrojecimiento central, hay que derivar urgentemente al paciente al hospital, para que sea valorado por un especialista, dada la posibilidad de glaucoma agudo, iritis, queratitis o escleritis.

Las conjuntivitis agudas deberán ser tratadas por el médico de cabecera, que prescribirá tratamiento antibiótico (en gotas y/o pomada) junto con medidas higiénicas:

?Lavados oculares con suero fisiológico o agua previamente hervida.
?Limpieza de las manos antes y después de cada lavado ocular.
?Evitar tocar el ojo sano.
?Utilizar paños y toallas propias.
?No usar lentes de contacto.
?No maquillarse hasta que la infección se haya resuelto.

Los antibióticos no alivian las Conjuntivitis alérgicas o víricas; en estos casos, la administración de antihistamínicos tópicos u orales puede aliviar el picor y/o irritación.

Se deben evitar las gotas oftálmicas con corticosteroides, ante la posibilidad de una conjuntivitis herpética, ya que los corticosteroides tienden a empeorar esta infección.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oftalmología.




Deja un comentario