¿Qué es la Periodontitis ?


La Periodontitis es una enfermedad que va precedida, en la mayoría de los casos de la Gingivitis.

Después de la inflamación de las encías se hace posible la entrada de microorganismos en el espacio que queda entre la encía y el diente y esto facilita que las bacterias lleguen al hueso de sostén de la dentición (hueso alveolar).

Así pues, las bacterias y sus toxinas llevan a cabo la reabsorción del hueso alveolar.

Causas de la periodontitis
Normalmente la encía (El epitelio de unión) está en contacto con el diente por todas las caras de este, pero a causa de acumulación de placa dental en esta zona se dan unos cambios iniciales en la encía que se evidencian a los 2 o 4 días del comienzo de esta acumulación de placa.

Estos cambios iniciales son: inflamación de la encía con exudado, dilatación de los vasos sanguíneos, pérdida de fibras de colágeno que constituyen la encía y comienzo de un infiltrado celular (células defensivas ) en la zona. Estos cambios han sido denominados como Gingivitis inicial.

Entre 4 y 7 días después del comienzo de la acumulación de placa se acumulan en la zona gran cantidad de linfocitos (células defensivas específicas).La pérdida de colágeno alcanza de un 60 a un 80%.En este momento hay cierta proliferación del epitelio de la encía (epitelio de unión) y persiste la inflamación exudativa y la cantidad de fluido gingival sigue aumentando.

Dos o tres semanas después de que la placa bacteriana haya empezado a acumularse sigue produciéndose la pérdida de colágeno aunque no hay pérdida de hueso. El epitelio de unión y el del surco entre la encía y el diente(surco gingival) pueden proliferar y puede formarse el “epitelio de la bolsa periodontal”. Además persisten rasgos de inflamación exudativa aguda. Estos rasgos concuerdan con la gingivitis crónica o establecida.

En cierto momento la gingivitis crónica puede avanzar hacia periodontitis. En este caso los síntomas serían: supuración (salida de pus al exterior), pérdida de hueso, formación de bolsas periodontales, movilidad dentaria e incluso pérdida de los dientes en las fases finales de la enfermedad.

Las características de la gingivitis crónica también están presentes en la periodontitis.

La enfermedad periodontal no avanza invariablemente hacia formas más graves o hacia la pérdida de dientes y el tratamiento adecuado puede detener o revertir la destrucción progresiva.

La periodontitis en la sociedad actual
En la mayoría de los casos, como se ha apuntado anteriormente, la periodontitis es precedida de gingivitis e incluso en niños puede aparecer una enfermedad periodontal destructiva aunque no es lo más frecuente.

Sin embargo hasta el 6% de adolescentes pueden tener periodontitis. Pero la pérdida de dientes debida a enfermedad periodontal no se produce de manera frecuente antes de los 20 años. Después de los 25 o 30 años hay un brusco aumento en la prevalencia (existencia de la enfermedad) de enfermedad periodontal destructiva. La reabsorción ósea alcanza una meseta alrededor de los 50 o 60 años de edad pero esto puede deberse a la extracción de los dientes que están más gravemente afectados.

Factores que influyen en la Enfermedad Periodontal
Se han estudiado varios factores en la persona que padece la enfermedad debido a su aparente influencia sobre la prevalencia y la gravedad de la enfermedad periodontal.

Tales factores son la edad, la dieta y la nutrición, la educación, la ubicación geográfica, la higiene oral, el sexo, el estado socioeconómico.

Edad: La prevalencia y la gravedad de la pérdida ósea aumenta con el incremento de la edad en el individuo.

La asociación con la edad no refleja necesariamente un proceso de envejecimiento sino que nos indica el tiempo durante el cual factores irritativos locales tales como la placa bacteriana y el cálculo han afectado a las estructuras que rodean al diente.

En los estudios realizados acerca de este tema se han visto algunas excepciones a la afirmación anterior. Estas excepciones indican la posibilidad de que existan otras diferencias en estos casos como la composición de la placa bacteriana o la respuesta del paciente a la enfermedad o ambas cosas.

Factores socioeconómicos y educacionales: En general se ha observado una relación entre mejor posición socioeconómica y cultural con menor prevalencia y gravedad de la enfermedad periodontal.

Raza y ubicación geográfica: Se ha estudiado que aunque la prevalencia y la gravedad periodontal es mayor en algunos países asiáticos y africanos, tales diferencias no reflejan un factor racial o geográfico ya que está visto que en iguales condiciones de educación, tratamiento dental e higiene oral no se observan diferencias entre razas.

Sexo: En la mayoría de estudios sobre esta enfermedad se ha hallado que el estado periodontal es mejor en las mujeres que en los hombres Esta diferencia se explica solamente a causa de la mayor o mejor higiene oral en las mujeres. En algunos países del tercer mundo se ha visto que la periodontitis es mayor en mujeres, esto se debe a los cambios que se dan en la encía durante el embarazo.

Nutrición: Solamente existe un informe que relaciona las formas más graves de periodontitis con bajos niveles en sangre de vitamina A. A excepción de este los demás estudios no muestran una relación entre la vitamina A y la enfermedad periodontal.

Higiene oral: Casi todos los estudios sobre enfermedad periodontal demuestran una fuerte correlación entre la gingivitis, la periodontitis o la pérdida ósea y el estado de higiene oral.

En conclusión diremos que la variable más importante en la epidemiología (estudio de la enfermedad en la sociedad) de la periodontitis es el estado de higiene oral.

El problema fundamental de esta enfermedad es que la población en general no la conoce y que es difícil alarmarse por los primeros síntomas que se producen y solamente se recurre al especialista cuando los síntomas ya son muy graves (halitosis, movilidad dentaria…) y no al observar síntomas iniciales como el sangrado de las encías etc…

Por ello es muy importante conocer los primeros síntomas de la enfermedad periodontal para poder actuar de manera precoz tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de la enfermedad.

Síntomas de la periodontitis
Aquello que define a la periodontitis es inflamación del tejido conectivo y la destrucción de tejidos .

El epitelio que une la encía al diente se desplaza hacia abajo y, como consecuencia de ello se desplaza toda la encía hacia abajo dejando ,a veces, las raíces de los dientes al descubierto.

Así pues quedara un espacio entre la encía y el diente cada vez mayor. Estos espacios se denominan bolsas periodontales y se consideran patológicas a partir de los tres milímetros de profundidad. Las bolsas periodontales pueden ser supraóseas, en las que el epitelio de unión está por encima del hueso alveolar o infraóseas, en las que el epitelio de unión está por debajo del hueso alveolar.

Además durante la evolución de la enfermedad periodontal pueden aparecer recesiones. Esto significa que determinados dientes no tienen suficiente hueso y como consecuencia de ello se retrae también la encía.

También se dan migraciones patológicas de los dientes, es decir que estos se trasladan horizontalmente. Esto ocurre sobre todo en el grupo de los incisivos inferiores.

La movilidad de los dientes es otro síntoma inequívoco de periodontitis.

A veces existe tanta pérdida de hueso alveolar que se expone la furca entre las raíces de los molares.

Otro síntoma de periodontitis es la halitosis causada por la existencia de infección y pus.

Cómo afrontar la enfermedad periodontal
Para tratar la enfermedad periodontal no es suficiente con un tratamiento individual mediante una higiene eficaz por parte del paciente, como lo sería en el caso de la gingivitis.

En la periodontitis existe una infección causada por bacterias patógenas que llega a afectar al hueso, por ello, es necesaria la atención por parte de un profesional odontólogo o estomatólogo.

En los casos en los que existe pérdida ósea, este hueso ya no es recuperable ,si aplicamos el tratamiento adecuado se podrá detener la enfermedad y con ello la pérdida de hueso. Para ello es necesario realizar un estudio de cada caso particular observando la pérdida de hueso que existe en el periodonto(estructuras que rodean al diente) de cada diente y a partir de este momento se registra todo en un gráfico llamado periodontograma.

Antes de comenzar el tratamiento en si se puede llevar a cabo una limpieza de boca con ultrasonidos si existe cálculo visible en boca y el profesional lo considera necesario.

Teniendo en cuenta los datos del periodontograma el odontólodo/a se dispondrá a realizar un tratamiento mecánico llamado raspado y alisado radicular, que consiste en eliminar el sarro o cálculo que se encuentra retenido en el espacio que existe entre la encía y el diente .Este tratamiento se efectúa con unos instrumentos especiales llamados curetas.

Como consecuencia de la pérdida ósea las raíces de los dientes se encuentran más expuestas de lo normal y se acumulará el sarro con más facilidad en esta zona adhiriéndose así a las raíces.

Normalmente se realiza una sesión de raspado y alisado radicular en cada cuadrante de la cavidad bucal y a partir de este momento es muy importante seguir realizando visitas de mantenimiento para controlar la enfermedad.

Estudios científicos demuestran que sin la fase de mantenimiento el tratamiento anterior es totalmente inútil.

La base científica del tratamiento radica en que al eliminar el sarro o cálculo, eliminamos la causa irritativa y la posible retención de placa bacteriana que es, en realidad, la causa final por la cual existe infección , inflamación y pérdida de hueso.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario