¿Qué es una dieta macrobiótica?:


Esta dieta se basa en la búsqueda del equilibrio físico y emocional a través del balance en la alimentación. El sistema macrobiótico consiste en una serie de diez dietas. Las cinco primeras incluyen cantidades decrecientes de alimentos de origen animal. Las dietas restantes son exclusivamente vegetarianas y contienen cantidades de granos de cereales, hasta llegar a la última dieta, la que se compone exclusivamente de granos triturados, la que además disminuye la ingesta de agua.

Principios de la dieta macrobiótica
Eliminar de la alimentación productos industrializados, tales como azúcar, conservas y colorantes.
Cocinar los alimentos con aceite vegetal o agua, en recipientes de barro cocido, pyrex o de hierro esmaltado.
Salar los alimentos con sal marina no refinada ni enriquecida.
Abstenerse de frutas y verduras cultivadas o tratadas con abonos químicos.
Evitar los alimentos procedentes de los países alejados del lugar donde se vive.
Comer preferentemente las verduras de cada estación. Evitar alimentos “yin” como: azúcar, miel, lácteos, frutas sobre todo tropicales (plátano, mango, kiwi, papaya, piña, entre otras), papas, berenjenas, tomates, alcohol. Consumir alimentos “yan” como: cereales integrales, harinas, pastas y panes hechos con ellos, verduras de raíz, pescados, mariscos, queso fresco, legumbres, sal, miso, shoyu.
Está prohibido el café, sólo se admite beber té de China natural y té japonés. Se debe reducir al máximo la ingesta de líquidos. La masticación es importante. Hay que masticar cada bocado por lo menos 50 veces.

¿Corren algún riesgo quienes optan por seguirla?
Sí. En la medida que este régimen llega a ser exclusivamente cerealista, es muy desequilibrado. Puede llegar a provocar insuficiencia proteica, ya sea en calidad como en cantidad. Respecto a la calidad los cereales son deficitarios en lisina, que es un aminoácido esencial, y referente a la cantidad, debido a la eliminación de la ingesta de alimentos aportadores de este nutriente como son las carnes y leches. Además, puede existir déficit de hierro y de vitaminas B12, A, D, C.
Producto de la carencia de estos nutrientes, es posible que aparezcan enfermedades como es el caso de la anemia, ya sea por déficit de hierro o de vitamina B12; escorbuto por déficit de vitamina C; desnutrición proteica; e hipocalcemia o déficit de calcio.
También, a raíz de la reducción del agua de este tipo de régimen, se puede llegar a manifestar un estado de deshidratación e insuficiencia renal.
Es una dieta demasiado desequilibrada, lo cual en muchas ocasiones puede llegar a ser incompatible con un buen estado de salud. Existen disyuntivas con respecto al planteamiento de la dieta para los occidentales, por ejemplo: se dice que se deben eliminar los alimentos procedentes de países alejados del lugar en donde se vive y casi todos los alimentos a incluir son japoneses y chinos, países que definitivamente no son muy cercanos a nuestro continente. Además, este tipo de tendencia hace que se tengan menos posibilidades sociales de compartir frente a la alimentación, dada a la gran cantidad de restricciones que tiene.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario