¿Separados por Facebook?


Es el mal uso de esta herramienta lo que podría desestabilizar a una pareja, siendo muchas veces utilizado como método de contacto con terceras personas.

Celos, desconfianza e inseguridad son algunos de los sentimientos que puede despertar el uso de Facebook, emociones que han hecho más recurrentes las consultas de parejas por problemas de este tipo durante el último tiempo.

El doctor Guillermo Gabler, psiquiatra de Clínica Alemana, explica que el principal motivo de consulta es infidelidad, aunque también aclara que el problema está determinado por el uso que se le da a esta red de comunicación virtual, lo que podría desestabilizar a una pareja.

“Ninguna herramienta es mala en sí misma y todas pueden cumplir funciones tremendamente positivas, pero también pueden prestarse para un uso inadecuado. El problema es el operador, no la máquina, y va a depender de lo que cada uno busque, ya que para algunos es un instrumento laboral, para otros, una manera de contactar a los amigos, mientras que para ciertas personas es la única red de interacción social”, sostiene.

¿Por culpa de Facebook?
El doctor Gabler señala que en todas partes hay tentaciones, lo que pasa es que en Facebook esos estímulos están “más a mano”.

“El ‘problema’ de Facebook es que se trata de una herramienta que permite encontrar a gente que ya se conoce y que por diversas razones ha perdido el contacto, a diferencia de otras redes sociales en que la idea es conocer gente nueva, lo que toma más tiempo. Sirve como primer contacto y después las personas siguen comunicándose por teléfono, por lo que es un gran facilitador del encuentro entre personas, lo que muchas veces lleva a hallar a ex parejas o amigos(as) que producen celos en la pareja o que pueden dar pie a una infidelidad, lo que lógicamente no siempre pasa”, agrega.

En general, las parejas con problemas de base serían las que están más vulnerables a presentar crisis producto de Facebook, debido a que uno de los miembros empieza a buscar por fuera lo que no encuentra dentro de la relación. Sin embargo, el doctor Gabler aclara que el resto no está impermeable a este tipo de conflictos.

Cuando una pareja funciona más o menos normal y reúne los requisitos para una relación sana como, por ejemplo, tener confianza, el uso de Facebook no debería causar problemas. Es casi como que “usen el teléfono”.

Lo importante, dice el especialista, es tener clara la definición de infidelidad dentro de la relación y que los límites estén establecidos, ya que para algunos ser infiel se trata sólo de algo físico y para otros lo virtual también constituye un engaño. “Son temas complicados porque no hay definiciones generales y va a depender de las reglas de cada pareja”.

Lo que se ha visto es que el uso de esta herramienta por parte de uno de los miembros de la pareja provoca celos a través de la constante información sobre lo que el otro hace en la red, de quién es amigo(a) y en qué fotos está etiquetado.

“Es esperable que alguien sienta celos, pero es la conjunción de elementos lo que define qué es normal o no en la pareja, ya que depende de la personalidad de cada uno”, afirma.

Esta sensación de inseguridad, dice el especialista, estaría condicionada porque Facebook permite el acceso a información que de otra forma no se podría conocer, la que muchas veces carece de contexto y se presta para malos entendidos, donde todo puede tener una segunda lectura.

Es entrar en este juego lo que hace “poco sano” el uso de lo que en principio es una red social sin mayores perjuicios. Por eso, es importante cuidar el uso que se le da a esta herramienta y dedicarle un tiempo razonable que no esté en desmedro de la atención que requiere nuestra pareja. Además, es imprescindible tener claro que sólo se trata de una red virtual que no debería afectar las relaciones interpersonales

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario