Acné del adulto


El acné es una enfermedad inflamatoria frecuente de las glándulas pilosebáceas. Se conoce popularmente como granos, barros y espinillas y se denomina además como:

Causas

Se produce por un bloqueo del folículo pilosebáceo, con la consiguiente formación de comedones, compuestos de sebo, queratina y microorganismos, sobre todo de la bacteria Propionibacterium acnes. Unas sustancias con poder enzimático de estas bacterias degradan los triglicéridos del sebo a ácidos grasos libres, que irritan la pared folicular produciendo inflamación.

Datos relevantes

Suele iniciarse en la pubertad, ya que el incremento de los andrógenos (hormonas masculinas) hace que las glándulas sebáceas aumenten su tamaño y su actividad. Las lesiones inflamatorias del acné incluyen pápulas, pústulas y nódulos o quistes y se localizan principalmente en la cara, pecho y espalda. Las lesiones no inflamatorias incluyen comedones abiertos o cerrados (puntos blancos o negros).

La retención de las secreciones sebáceas y la dilatación del folículo pueden hacer que se forme un quiste que suele producir un absceso. Estos abscesos curan dejando una cicatriz en los casos más graves. El acné suele remitir espontáneamente, pero no se puede predecir en qué momento.

El tratamiento depende de la gravedad de las lesiones:

Acné superficial: Aunque lavar las lesiones varias veces al día no tiene ningún efecto, mejora el aspecto grasiento de la cara. Se puede emplear cualquier buen jabón de tocador, no obteniéndose beneficio de la utilización de los jabones antibacterianos.

En el acné superficial pustuloso el tratamiento más útil es la aplicación tópica de clindamicina o eritromicina de forma aislada o asociadas con cualquiera de los medicamentos que se mencionan a continuación.

Acné profundo: Se necesita un tratamiento enérgico para reducir las cicatrices. El tratamiento tópico de las lesiones profundas graves es poco útil; los antibióticos orales de amplio espectro suelen ser eficaces porque reducen los microorganismos bacterianos.

La abrasión dérmica para las cicatrices pequeñas por acné puede resultar útil, aunque se plantean polémicas sobre su efecto permanente. Su dermatólogo es el especialista que le puede dar el mejor consejo en su caso.

Especialidad médica que la trata: Los médicos especialistas en Dermatología son los profesionales sanitarios que tratan esta enfermedad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario