Actividad física: Los peligros de no usar el sostén correcto


Las mamas poseen tejidos grasos con mucha más movilidad que el resto de órganos del cuerpo. Como el daño en sus estructuras es irrecuperable, a la hora de hacer ejercicio es necesario utilizar ropa interior adecuada.

El deporte cada día despierta mayor interés en las personas. Quienes lo practican se preocupan de utilizar las zapatillas correctas y un buzo adecuado, pero muchas veces las mujeres olvidan un aspecto tan importante como el cuidado de sus mamas, que en estos casos requieren un sostén que les otorgue firmeza y seguridad.

Realizar actividades físicas con un sujetador inadecuado puede aumentar las probabilidades de lesiones a largo plazo, además de incrementar las probabilidades de padecer dolores en hombros y espalda.

La investigadora Joanna Scurr, de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra, estudió la biomecánica de los senos en 70 mujeres durante dos años. En la investigación se constató que algunas experimentaron un promedio de 10 centímetros de movimiento total de los senos e, incluso, otras lo hicieron casi el doble.

El doctor Eduardo Cunill, ginecólogo y médico jefe del Centro de la Mama de Clínica Alemana, explica que cualquier práctica que signifique un movimiento pendular de las mamas (trote, deportes de pelota, atletismo, etc.) tiene riesgo de provocar la ruptura de los ligamentos de Cooper, cuya recuperación es irreversible una vez deteriorados.

Estas estructuras tienen forma de tabiques fibrosos, que van desde la piel hasta una membrana que cubre el músculo pectoral, generando un soporte para la glándula mamaria. Sin la presencia interna de este ligamento, el tejido mamario, más pesado que la grasa circundante, caería por su propio peso y perdería su forma.

Para evitar este problema, la recomendación del especialista es que cuando se realicen deportes de alto impacto, es conveniente el uso de un sostén firme, que evite la elongación de los ligamentos.

Entre las distintas opciones que ofrece el mercado, uno de los más comunes es el sostén deportivo, el cual posee tirantes más gruesos cruzados en la espalda y tejido más elástico y firme. Éste fija la glándula mamaria al tórax evitando su vaivén y, por lo tanto, la elongación y ruptura de los ligamentos suspensorios de la glándula.

Un buen sostén para hacer deporte debe:

– Encapsular cada pecho en una cámara separada. Esto ayuda a reducir el rebote y brinda un mejor soporte que aquellos que tienen una sola cámara para ambos pechos.

-Tener talla de copa y de contorno, en vez de que simplemente vengan en tamaño pequeño, mediano o grande, porque éstos usualmente ajustan y sientan mejor y de forma más precisa.

– Tener las costuras y puntadas ubicadas estratégicamente para ayudar a sostener cada pecho.

– Ser de telas de alto rendimiento que absorban o alejen el sudor, así se evitan las fricciones que puedan dañar la piel.

– Mantener una cantidad variada de sostenes para practicar deporte.

– Es mejor escoger un sostén de alto impacto para deportes de bajo impacto.

– Antes de comprarlo, se puede probar saltando y moviendo los brazos. Si el sostén molesta, fricciona, se mueve, no sostiene las mamas para que no reboten o no deja respirar bien, no se debe comprar. Además, debe ajustarse sin problemas en el primer gancho, porque pierde elasticidad con el tiempo y se necesitará espacio para ajustarlo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




Deja un comentario