Actividad física: Una poderosa arma contra el cáncer de mama


Diversos estudios han demostrado que hacer ejercicio es clave en la prevención de esta enfermedad y también contribuye a una mejor sobrevida en quienes la han padecido.

Está comprobado que realizar natación, yoga o baile, entre otras prácticas deportivas, puede convertirse en una poderosa arma contra el cáncer de mama, una enfermedad que representa la quinta causa de muerte por cáncer en el mundo, con alrededor de 519 mil víctimas al año, según la Organización Mundial de Salud (OMS).

La doctora Jamile Camacho, cirujano especialista en cáncer mamario afirma que en los últimos años, varios estudios han demostrado que la actividad física juega un importante papel en la prevención de esta patología.

De acuerdo con una publicación realizada el año 2002 en la Revista Obesity, un panel de expertos de la OMS estimó que las mujeres con actividad física tienen un menor riesgo de desarrollar cáncer de mama (20 a 40%).

La doctora Camacho explica que esto se debería a que el ejercicio se relaciona con niveles de estrógeno bajo, lo que mejoraría la sobrevida. Asimismo, el sedentarismo está asociado con la obesidad y ésta con menor sobrevida.

También hay evidencia de que el deporte tiene un impacto positivo en mujeres que ya han tenido cáncer mamario. De acuerdo a una publicación en el European Journal of Cancer, realizada el año 2000, la actividad física después de un cáncer de mama se ha relacionado con la mejoría en la calidad de vida.

En tanto, el conocido estudio Nurse Health Study -que se extendió desde 1976 hasta 2004 -reveló que caminar entre 3 y 5 horas por semana a un ritmo moderado, reduce en un 50% el riesgo de muerte por esta enfermedad, en comparación con un grupo de mujeres sedentarias.

“Hoy sabemos que el deporte es beneficioso para prevenir el cáncer de mama y otros tipos de cáncer, además de tener muchos diversos efectos positivos para la mujer, como disminuir el riesgo de osteoporosis y enfermedades cardiovasculares, entre otros”, asegura.

La especialista explica que algunas de las actividades recomendadas son la caminata rápida, el baile, yoga, esquí, tenis y natación, entre otros. “Antes de optar por alguna de estas alternativas es recomendable realizarse una evaluación previa con el médico para ver qué prácticas deportivas son las más indicadas para cada caso y cuál debe ser el nivel de exigencia. También hay que preocuparse de usar la ropa y zapatillas adecuadas para evitar lesiones”, explica.

Programa preventivo
Durante octubre, en el Centro Médico Clínica Alemana La Dehesa, se estarán realizando controles orientados a detectar precozmente el cáncer de mama. Este programa consiste en una consulta médica, una mamografía digital y una ecotomografía, a precios preferenciales.

La iniciativa está orientada a quienes tienen mayor riesgo, es decir, mujeres mayores de 40 años y aquéllas que tienen antecedentes personales o familiares de cáncer de mama.

La detección precoz es clave si se considera que el cáncer de mama tiene un porcentaje de curación cercano al 90% cuando es tratado en una etapa temprana, mientras que en una fase avanzada este número disminuye a un 10%.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario