Alentadores resultados revela Clínica de Apoyo a la Lactancia


De acuerdo a los últimos informes, el 80% de las mamás que acuden a esta instancia logran alimentar a su hijo con leche materna, luego de recibir la ayuda adecuada.

Si bien a nivel mundial se promueve la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida, la realidad es muy distinta, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo alrededor del 35% de los niños que pertenecen a este grupo se alimentan de esta forma. Por eso este organismo insiste en la importancia de que hospitales y establecimientos sanitarios contribuyan a que todas las madres y lactantes gocen de los beneficios plenos del amamantamiento.

Clínica Alemana es una de las instituciones que se ha comprometido con esta tarea, a través de la creación en 2004 de la Clínica de Apoyo a la Lactancia, formada para asesorar a las mamás que han tenido a su hijo en este centro de salud.

Producto de la labor realizada por esta instancia, Clínica Alemana fue acreditada en 2006 como “Hospital Amigo del Niño y la Madre”, iniciativa lanzada globalmente en 1990 por la OMS y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Apoyo integral
La Clínica de Apoyo a la Lactancia de Clínica Alemana está bajo la responsabilidad de la enfermera jefe de la Unidad de Recién Nacido Sano y está a cargo de una enfermera especialmente capacitada para detectar problemas de lactancia y orientar a las madres que lo requieran, dándoles soluciones y respetando sus características culturales y costumbres, así como las indicaciones del médico tratante.

De acuerdo con los informes anuales desde su creación, la Clínica de Apoyo a la Lactancia de Clínica Alemana ha realizado más de 4.500 atenciones. La enfermera jefe de Servicio de Recién Nacido Sano, Claudia Zúñiga, explica que el propósito es apoyar a todas las mamás que requieren ayuda en la lactancia durante su estadía en Clínica Alemana o luego de su alta, cifra que no es menor si se considera que representan alrededor del 30% de las mujeres que tienen sus hijos en la Maternidad de esta institución.

Los problemas de lactancia se presentan principalmente en niños con bajo peso, prematuros, recién nacidos con problemas de succión o gemelos, ya que en estos casos se necesita aprender o reforzar técnicas conocidas durante el periodo de hospitalización
La enfermera a cargo de esta área, Claudia Álvarez, explica que en estos casos el propósito es fomentar la lactancia promoviendo la succión directa del bebé y, cuando esto no se logra, se enseña a la mamá a utilizar el extractor de leche, de manera de mantener el estímulo para que el niño pueda seguir alimentándose con leche materna.

En este sentido, los resultados obtenidos en el último año por la Clínica de Apoyo a la Lactancia son alentadores. “En el 80% de los casos se alcanzan los objetivos planteados, es decir, que el niño logre acoplarse adecuadamente al pecho de la mamá o que se logre mantener la lactancia mediante leche extraída”, sostiene Claudia Álvarez.

Esto cobra vital importancia si se considera que sin la ayuda adecuada, muchos de estos niños no habrían podido disfrutar de las múltiples ventajas de la leche materna, las que se traducen en beneficios a nivel digestivo, neurológico e inmunitario. De hecho, una reciente investigación de Proceedings of the National Academy of Sciences acaba de confirmar que la leche de la madre favorece el crecimiento de bacterias intestinales en el recién nacido, lo que lo protege de infecciones.

Además, se ha comprobado que tiene un gran impacto en el ámbito psicológico, ya que fomenta el apego madre-hijo, contribuyendo a una relación de cariño, afecto y cercanía entre ambos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario