Alergia a los hongos


¿Qué son los hongos?
Los hongos son organismos pertenecientes al reino vegetal del orden Tallophites (junto a las algas y líquenes). Se reproducen a través de esporas de origen sexual o no, distinción utilizada en su clasificación. La característica mas significativa de los hongos es la de carecer de clorofila, por lo que necesitan como fuente de nutrición compuestos orgánicos ya fabricados, comportándose como saprofitos cuando se nutren de sustancias orgánicas en descomposición o como parásitos cuando se asientan sobre organismos vivos bien sean vegetales o animales.

Los hongos pueden colonizar sustratos orgánicos en el interior y en el exterior de domicilios, en este caso en relación sobre todo con actividades agrícolas y ganaderas. La mayor parte de las especies de interés alergológico pertenecen a la familia Deuteromicetae, aunque cada vez hay que tener más en cuenta otras familias.

¿Cómo se pueden detectar los hongos?
Actualmente podemos conocer la prevalencia de hongos en el ambiente mediante diferentes métodos. En primer lugar puede resultar útil el recuento microscópico directo de muestras de polvo que permiten visualizar hifas y esporas. En segundo lugar se dispone de métodos de cultivo para el crecimiento e identificación de hongos. Finalmente, existen colectores volumétricos eficaces cuando la cantidad de esporas es importante.

Los hongos no tienen picos estacionales tan bien definidos como los pólenes, estando presentes en el aire en forma de esporas durante periodos mas prolongados de tiempo. Sólo en las zonas más nórdicas se encuentran picos de hongos que se inician en Mayo-Junio haciéndose máximos en Julio-Agosto y finalizando en Octubre-Noviembre. Por el contrario en el Sur los hongos también pueden estar presentes durante el invierno aunque con picos durante el verano y comienzo del otoño.

¿En qué medida nos pueden afectar los hongos?
Los síntomas de sensibilización alérgica corresponden a cuadros de rinitis y asma bronquial. La experiencia clínica demuestra que las crisis más intensas de asma se producen, en general, cuando el paciente se expone masivamente al alergeno en lugares cerrados o poco ventilados, como silos, almacenes de heno y paja, molinos, recintos para cultivos de setas, sótanos, etc.

En ambientes de exterior no suele alcanzarse suficiente concentración de aeroalergenos de hongos como para precipitar directamente una crisis asmática.

Desde un punto de vista clínico, los hongos causantes de asma se dividen generalmente en hongos del interior y del exterior de las viviendas. Los hongos del exterior más comunes son la Alternaria y Cladosporium. Los hongos del exterior crecen en las plantas y vegetación en descomposición presentes en el suelo, predominando por tanto en comunidades rurales y granjas especialmente en aquellas donde se almacene heno. Las concentraciones de hongos se ven afectadas por la temperatura, el viento, la lluvia y la humedad. La lluvia puede temporalmente disminuir los recuentos de esporas de hongos, pero éstos rápidamente ascienden cuando finaliza. Generalmente es durante el verano y otoño cuando se encuentra el máximo pico de esporas.

Los hongos más importantes del interior de las viviendas son el Aspergillus y Penicilium, aunque los niveles de Alternaria está cobrando importancia en los últimos años. La cantidad de hongos en el interior de las viviendas depende de varios factores, incluyendo la antiguedad de la casa, materiales aislantes utilizados, sistema de calefación y el uso de humificadores y acondicionadores de aire. La obscuridad, la humedad y la falta de ventilación favorecen el crecimiento de los hongos. La cocina y el cuarto de baño suelen ser los lugares más contaminados por hongos. La calefación central y los sistemas de humidificación y refrigeración también son fuentes potenciales de crecimiento de hongos, aunque el aire acondicionado generalmente reduce la humedad y por tanto el crecimiento de hongos.

¿Cómo podemos controlar los hongos?
Las medidas para reducir la exposición a las esporas de hongos del “exterior” incluyen el permanecer en el interior de las casas el mayor tiempo posible y el mantener bien cerradas las ventanas de la vivienda y del coche.

La mayoría de las esporas de hongos que se encuentran en el interior de la vivienda suelen encontrarse formando parte del polvo doméstico presente en las alfombras, ropa de la cama y muebles. Las medidas utilizadas habitualmente para reducir las concentraciones de los ácaros del polvo doméstico suelen ser la mejor solución para eliminar también las esporas del interior de las casas. La instalación de deshumidificadores en el sótano y la utilización de purificadores de aire también son medidas útiles. Los cuartos de baño y las cocinas deben estar bien ventiladas. Si la vivienda del paciente presenta un sótano o planta baja húmeda, debe recomendarse que les sean instalados adecuados sistemas de drenaje y que las mantengan libre de alfombras o moquetas.

Consejos para pacientes Alérgicos a Hongos
?Vivienda seca, soleada y ventilada. Emplear acondicionadores y deshumidificadores y limpiarlos cuidadosamente. No abusar de la calefacción en invierno (evitar temperaturas superiores a 23ºC).

?Repare y selle rápidamente los techos o tuberías con fugas. Nunca instale moquetas directamente sobre pisos de concreto o húmedos, y evite guardar ropa, papeles u otros artículos en áreas húmedas.

?No tener plantas en el interior, ventilar cocinas y baños y eliminar residuos de alimentos (basuras, alimentos fuera del frigorífico).

?Realizar la limpieza de la casa con cloro al 5% (lejía diluida) o preparados antifúngicos (Natamicina). Puede utilizarse pintura fungicida o fungicidas en zonas con tendencia a la humedad.

?Evitar las visitas a graneros, bodegas o sótanos.

?No guardar ni colgar ropa húmeda en sitios con poca ventilación.

?Evitar la realización de actividad física en zonas con materia orgánica en descomposición.

?También se puede considerar el uso de purificadores de aire con filtros HEPA.

?El uso de deshumidificadores en sótanos húmedos puede resultar útil, pero generalmente no pueden controlar la humedad en la casa. Vacíe el agua de los deshumidificadores y limpie las unidades regularmente. Todos los cuartos especialmente sótanos, baños y cocinas, necesitan ventilación y limpieza constante para impedir el crecimiento de hongos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario