Ambulancia de última generación llega a Clínica Alemana


En un proceso constante de modernización, Clínica Alemana realiza cada año mejoras destinadas a que el Servicio de Urgencias siga manteniendo sus altos niveles de calidad.

Con el objetivo de dar una mejor atención a sus pacientes, Clínica Alemana comenzó el año estrenando una de las ambulancias más modernas del país.

Se trata de un móvil de origen americano, cuyo arribo a Chile data de mediados de noviembre de 2009, que desde diciembre está en pleno funcionamiento. “Con esta nueva máquina podemos transportar cómodamente a un paciente, incluso se pueden trasladar dos pacientes y atenderlos muy bien”, explica Luis Cano, jefe del Servicio de Ambulancia de Clínica Alemana.

El nuevo vehículo tiene un motor 6.4, que le permite mayor rapidez y fuerza. También cuenta con más luces, incluso de tipo estroboscópicas. “Tiene unas cornetas llamadas rompecalles, que son bastante bulliciosas y ayudan a que la gente despeje las vías. De esta forma, vamos haciendo presencia por el sonido”, detalla Luis Cano.

Además, el moderno transporte posee frenos de poder y caja de cambio automática. Asimismo, cuenta con un cajón sanitario bastante más amplio y seguro, puesto que está hecho de un material especial, el cual no se abolla ni deforma con facilidad. Tanto el lado derecho como el izquierdo tiene toma de oxígeno.

En 2008, Clínica Alemana incorporó otro vehículo igual de tecnológico a su flota, la que hoy cuenta con siete ambulancias. Todas poseen sistemas de alarmas sonoras y luminosas, y disponen de equipos para trauma, como tablas espinales, camillas tradicionales y scoop, inmovilizadores de cabeza, collares cervicales y equipos de oxígeno. También tienen dos monitores desfibriladores semiautomáticos y de signos vitales.

Más cobertura
Clínica Alemana, al tener más ambulancias disponibles, podrá alcanzar una mayor extensión territorial.

De hecho, luego del ingreso de distintos colegios de la zona de Chicureo al Convenio de Accidentes, se decidió que desde marzo se dispondrá de una ambulancia en este sector, para así entregar una rápida asistencia a los escolares accidentados, dato no menor, ya que este tipo de llamados se instala entre los más frecuentes. El jefe del Servicio de Ambulancia explica que es habitual acudir a los colegios por heridas y fracturas.

Las ambulancias tienen, en promedio, un tiempo de respuesta de tres a cuatro minutos dentro del sector oriente. Por supuesto, la idea es llegar con la mayor rapidez posible a cualquier lugar donde sean requeridas. “El otro día estuvimos con dos ambulancias en nueve minutos en un accidente en San Diego con Tarapacá y no hubo problemas”, relata Luis Cano.

Para el Servicio de Ambulancia, más allá de las modernas tecnologías escenario que les facilita mucho el trabajo y la ayuda que pueden prestar, uno de sus puntos fuertes reside en el gusto por lo que hacen. Así lo explicita Luis Cano: “Nos preocupa sacar a la persona adelante. Realmente funcionamos como equipo”.

Proyectos futuros
Siguiendo con el objetivo de modernizar y mantener los altos niveles de calidad del Servicio de Ambulancia, uno de los nuevos proyectos a corto plazo es integrar a las ambulancias a una enfermera especializada que acompañe al paramédico.

Además, dentro del presupuesto de 2011 se contempla la adquisición de otra ambulancia de las mismas características que la última comprada. La idea es que todos los móviles sean de tipo cajón (por su amplitud) y tener una o dos tipo Van, las cuales son más pequeñas y fáciles de maniobrar en terrenos con acceso complejo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario