APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO, CONOZCA SUS RIESGOS


Enfermedad que afecta la capacidad de respirar durante el sueño. Algunas de sus manifestaciones son ronquidos y dolores de cabeza en la mañana.

El Síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) es un desorden crónico que puede afectar entre un 4 y 9 % a hombres adultos y un 4% a mujeres. Este mal consiste en la falta de aire durante el sueño, lo que lleva a que la persona se despierte total o parcialmente en reiteradas ocasiones durante la noche.

Las causas de esta enfermedad pueden ser: “aumento del tejido adiposo en el cuello, hipertrofia amigdaliana, anormalidades esqueléticas craneofaciales, factores genéticos desconocido, entre otros. Además, la Apnea se relaciona con el sobrepeso y la Hipertensión Arterial”, explica el Dr. José Luis Castillo, neurólogo de Clínica Santa María.

Los ronquidos son la forma más común en que se manifiesta la Apnea, los cuales se deben a que el aire pasa por una vía aérea estrecha impidiendo que la persona respire por periodos breves. Es así como este aire causa que los tejidos blandos de la garganta -amígdalas, paladar blando y úvula- vibren, produciendo el ruido del ronquido.

Otros síntomas son: hipersomnia; disminución de la memoria y concentración; irritabilidad y desánimo; cambio en la personalidad; disfunción sexual -menos líbido y potencia-; ronquido intenso (100 decibeles) más intensidad al consumir alcohol y comida abundante; movimientos y sonidos con despertares e insomnio por despertares.

La Hipersomnia es la somnolencia excesiva durante el día y consiste en que la persona se duerme en lugares y en circunstancias inapropiadas, como manejando, trabajando o en una actividad social, aunque tenga siestas adicionales. Así también, hay una disminución de la concentración y destrezas motoras.

En tanto, el SAOS presenta complicaciones por la somnolencia -menor productividad y mayores probabilidades de accidentes; trastornos cognitivos de memoria, atención y destrezas motoras; Hipertensión Arterial; aumenta el riesgo de Insuficiencia Cardiaca Congestiva, Arritmias, enfermedades coronarias y Accidentes Cerebrovasculares.

– ¿Cómo detectarlo?

A través de la Polisomnografía, examen que registra, analiza e interpreta múltiples parámetros fisiológicos durante el sueño, permitiendo su estudio y el de los trastornos que lo afectan.

“Es fundamental que esta enfermedad sea controlada por un especialista, debido a que puede causar problemas en la circulación sanguínea especialmente en el cerebro, ya que al no recibir el oxígeno suficiente la persona presenta una baja en el rendimiento físico e intelectual y una pérdida en las funciones básicas como la concentración y la memoria”, asegura el especialista.

– Recomendaciones y tratamiento

El ronquido y los síntomas de la Apnea del Sueño pueden aliviarse con las siguientes recomendaciones:

– Perder peso excedente.
– Practicar algún ejercicio con regularidad.
– Evitar el alcohol, alimentos pesados y medicamentos que produzcan sueño, por lo menos tres horas antes de dormir.
– Un sistema de Presión Positiva Continua Nasal, en el cual un aparato compresor de aire y una máscara nasal se usan para forzar la apertura de la vía aérea y así ayudar a la respiración durante el sueño.
– En el caso de que los síntomas sean más severos y las medidas ya expuestas no resuelvan el problema, otras opciones de tratamiento son: cirugía de la nariz, mandíbula, lengua o garganta.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Neurología.




Deja un comentario