APRENDA A COMBATIR EL ACNÉ


Es una enfermedad que se inicia en la pubertad. El 85% de las personas entre 12 y 24 años lo padece, siendo la genética un factor determinante en su aparición.

El stress, la menstruación, anticonceptivos orales, algunos medicamentos o cosméticos grasos son algunos de los factores que pueden gatillar o empeorar la aparición del acné.

Se presenta principalmente en la adolescencia y tiende a disminuir con los años, incluso sin tratamiento. Sin embargo, hay personas que lo pueden padecer toda su vida. La Dra. Perla Calderón, dermatóloga de Clínica Santa María asegura que “el acné es frecuente en los hombres con piel muy grasa y en las mujeres con problemas hormonales asociados. Por lo general se presenta en la cara, pecho, cuello, espalda y hombros”.

Se presenta con varios tipos de lesión, tales como comedones -puntos negros-, pápulas, pústulas y nódulos, los cuales se presentan en brotes sucesivos.

El acné se divide en tres tipos:

– Acné leve. Se presenta con pocas lesiones y con puntos negros o comedones.
– Acné grado dos o moderado. Se manifiesta con más pústulas -lesiones en la superficie de la piel que se caracterizan por ser pequeñas, inflamadas, llenas de pus y similares a una ampolla-.
– Acné grado tres y cuatro o severo. Tiene más abscesos, lesiones profundas y nódulos, el cual es bastante más grave.

“El tratamiento de esta enfermedad es absolutamente individualizado. Se modifica de acuerdo a la respuesta y adhesión a las indicaciones, por lo tanto no tiene un tratamiento estándar. Lo ideal es hacerlo antes de que empiecen los pacientes a manipular las lesiones, provocando la aparición de cicatrices permanentes y de manchas persistentes que son de muy difícil tratamiento”, explica la dermatóloga.

Para cuidar su piel del acné, la Dra. Calderón entrega algunos consejos:

– Lavarse la cara con jabones suaves, dos veces al día mínimo.
– Se aconseja el uso de cosméticos que sean libres de aceite, no grasos.
– No usar ropa muy apretada o el pelo graso sobre la cara.
– Evite todo tipo de crema untuosa o grasa y filtros solares o cremas hidratantes que son muy grasos y no adecuadas para la piel.
– Intente no manipular las lesiones, ya que agravan la inflamación y tienden a dejar manchas y cicatrices en forma permanente.
– No se saque los puntos negros. Esto debe ser hecho en forma cuidadosa y, en lo posible, por alguien que tenga experiencia necesaria para ello y en áreas en donde no haya inflamación.
– No utilice productos que no son indicados para el acné.
– Tenga una dieta bien balanceada.
– Descanse apropiadamente. Deje el ‘carrete’ por un tiempo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario