Asfixia


ASFIXIA (asphyxia) Hipoxia grave que evoluciona hacia hipoxemia, hipercapnia, pérdida de conciencia y si no se corrige produce la muerte del enfermo. Algunas de sus causas más frecuentes son la inmersión, electrocución, aspiración de vómitos, alojamiento de un cuerpo extraño en las vías respiratorias, inhalación de gas o humo tóxico y las intoxicaciones. Para evitar el daño cerebral hay que administrar inmediatamente oxígeno y hacer ventilación artificial. A continuación se trata la causa subyacente. V. respiración artificial.

Situaciones en las que el oxígeno no llega o llega mal a las células del organismo.

Las causas mas frecuentes son:

– Presencia de un obstáculo externo.

– Paro cardíaco.

– Ambiente tóxico y/o falta de oxígeno.
Tratamiento:
– Si existe un obstáculo externo, suprimirlo.

– Colocar al accidentado en un ambiente puro.

– Asegurar la libertad de las vías respiratorias.

Para ello:

– Aflojar la ropa alrededor del cuello y cintura.

– Abrir la boca y liberar de aquello que la obstruya (vómito, secreciones, dentadura postiza móvil, etc.).

– Si está inconsciente (aunque respire), colocar una mano sobre la nuca y la otra en la frente vasculando la cabeza hacia atrás suavemente; con está maniobra se libera la garganta obstruida por la caída de la lengua hacia atrás.

– Colocar en posición lateral de seguridad a fin de pennitir la salida de sangre o vómito.

– Si la asfixia se produce por la presencia de un cuerpo extraño en la garganta, colocar al accidentado boca arriba, situarse a horcajadas sobre sus muslos y con la palma de la mano encima del ombligo y la otra mano sobre la primera, efectuar un movimiento rápido hacia adentro y hacia arriba para que el impulso del aire libere las vías respiratorias (Método de Heimlich) Esta maniobra se puede realizarse en posición de pie, sentado o acostado. Si no respira tras extraer el cuerpo extraño:

– Practicar la respiración artificial.

– Practicar masaje cardíaco externo en el caso de no localizar el pulso en la carótida.

Si se advierte la presencia de un gas tóxico inflamable, se deben tomar por parte del socorrista las siguientes precauciones:

– Protegerse o contener la respiración antes de la evacuación del accidentado.

– No encender cerillas ni tocar interruptores.

– Emplear una cuerda guía.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja una respuesta