Auscultación


AUSCULTACIÓN (auscultation)Acción de escuchar los so­nidos provenientes del interior del cuerpo para estudiar el estado del corazón, los pulmones, la pleura, el intestino u otros órganos, o para detectar el latido cardíaco fetal. La auscultación puede realizarse directamente, pero la técnica más habitual es con el empleo del estetoscopio (fonendoscopio), para determinar la frecuencia, intensidad, duración y calidad de los sonidos. Durante la auscultación del tórax el paciente suele estar sentado y se le pide que respire profunda y lentamente por la boca. Las superficies y posterior del tórax se auscultan desde el vértice a la base, comparando entre el lado derecho y el izquierdo; cuando se ausculta la espalda se pide al enfermo que extienda los brazos hacia adelante, para poder explorar la mayor superficie posible del pulmón que, si no, taparía la escápula. El abdomen y el corazón se pueden auscultar con el enfermo en posición decúbito supino o sentado.

¿Qué es-
La auscultación es un método utilizado con el fin de “escuchar” los sonidos corporales durante un examen físico. Se puede realizar escuchando directamente con el oído, aunque hoy en día esta forma está prácticamente abandonada. Habitualmente se utiliza un fonendoescopio (aparato provisto de una membrana en un extremo y auriculares en el otro, que mejora la acústica).

Muchos órganos del cuerpo producen vibraciones sonoras ya que mueven fluidos como la sangre, aire o contenidos intestinales, cuyo estudio e interpretación puede ser de gran utilidad clínica. El médico ausculta el corazón, los pulmones y los intestinos del paciente para evaluar la frecuencia, intensidad, duración, número y calidad de los sonidos. Asimismo, se pueden escuchar los sonidos fetales mediante un tubo rígido en forma de trompeta, aunque hoy en día suele emplearse más la ecografía para tal fin.

Indicaciones y Descripción general
Indicaciones
Se realiza como parte de la exploración física habitual, pero especialmente cuando existe patología cardíaca, respiratoria, circulatoria o abdominal.

Descripción general
La prueba suele durar entre cinco y quince minutos, aunque depende de los hallazgos. No es necesaria una preparación previa, simplemente se ha de descubrir la parte a explorar, generalmente de cintura para arriba, por lo que es conveniente llevar ropa fácil de quitar.

Al no ser una técnica invasiva, no es de esperar ningún problema.

Auscultación cardíaca
– Procedimiento
Se coloca al paciente sentado y se le irá indicando cuando debe inspirar, espirar o mantener la respiración. Hay casos en los que se escuchan mejor los sonidos con el paciente acostado sobre el lado izquierdo.
La membrana del fonendoscopio se coloca en la punta del esternón, por debajo de la articulación de ambas clavículas con este y a la altura aproximada del pezón, donde se oyen mejor las válvulas tricúspide, pulmonar, aórtica y mitral. Foto: fonend1

– Ruidos cardiacos y soplos
La auscultación cardiaca se realiza con el fin evaluar los sonidos cardiacos (los normales se denominan S1 y S2) y de detectar soplos. Los soplos son ruidos ásperos producidos por un flujo sanguíneo de naturaleza turbulenta a nivel del corazón, a través de las válvulas cardiacas. Esta situación puede darse cuando una válvula no cierra bien, como en el caso de la regurgitación mitral, o cuando la sangre fluye a través de un orificio estrecho o de una válvula rígida, como en el caso de la estenosis aórtica. También se puede evaluar dichos sonidos mediante un ecocardiograma, un electrocardiograma o una radiografía de tórax, y detectar así la causa exacta del soplo o del sonido cardiaco anormal en cuestión.

Los soplos no tienen que indicar siempre una patología cardiaca, ni todos los problemas de corazón producen soplos.

Entre otros sonidos cardiacos que pueden ser escuchados, la hipertrofia ventricular izquierda (agrandamiento del ventrículo izquierdo del corazón) puede dar lugar a un sonido S2 dividido. Asimismo, el estrés temporal puede en ocasiones dar lugar a cambios temporales en los sonidos cardiacos.

Auscultación pulmonar

– Procedimiento
Los sonidos pulmonares son aquellos producidos por las estructuras de los pulmones durante la respiración. El paciente realiza inspiraciones y espiraciones siguiendo lo que el médico le va indicando. La membrana del fonendoscopio se colocará alternativamente a cada lado de la columna vertebral, hacia el costado y en la zona anterolateral derecha del tórax, ya que en el lado izquierdo los ruidos cardiacos ahogarían a los respiratorios. También sobre ambas clavículas.

– Sonidos respiratorios
Los sonidos normales se encuentran presentes en toda el área torácica. Al auscultar los pulmones podemos encontrar sonidos respiratorios normales, sonidos disminuidos o ausentes, o sonidos anormales.

Los disminuidos o ausentes son aquellos que no se perciben o se escuchan con un volumen menor, reflejando una disminución en el flujo de aire en alguna zona, una sobre inflación de una porción de los pulmones como en el enfisema, presencia de aire o de líquido alrededor de los pulmones o, incluso pueden reflejar un incremento en el grosor de la pared torácica. En cuanto a los sonidos respiratorios anormales, existen de varios tipos, siendo los más comunes los estertores (sonidos chasqueantes o burbujeantes al abrir el aire los alvéolos cerrados), roncus (como ronquidos, por obstrucción o turbulencia en el movimiento del aire) y sibilancias (estrechamiento de las vías respiratorias) que en ocasiones, según su magnitud, pueden escucharse sin ayuda del fonendoscopio.

Auscultación digestiva

– Procedimiento
Se escuchan los movimientos intestinales por cuadrantes.

– Sonidos intestinales
Son aquellos sonidos emitidos por el contenido abdominal, principalmente aquellos realizados por los movimientos de los intestinos a medida que impulsan el alimento. Suelen ser sonidos de tipo benigno, que sugieren el funcionamiento del tracto gastrointestinal, siendo la mayoría de ellos normales. Sin embargo, en algunos casos se pueden detectar sonidos anormales que nos dan información sobre el estado de salud.

La ausencia de actividad intestinal daría lugar a una ausencia de sonidos, llamada íleo. Muchas condiciones médicas pueden dar lugar a ello, produciéndose un acumulo de gases, secreciones y contenidos intestinales que puede romper la pared intestinal.

Se puede producir también una reducción de los sonidos intestinales, una reducción en la fuerza, tono y regularidad de los mismos, indicando un retraso en la actividad intestinal. Estos sonidos se llaman hipoactivos, que son normales en situaciones como durante el sueño, tras la toma de determinados medicamentos o después de una operación quirúrgica abdominal. Pueden indicar estreñimiento.

El incremento de los sonidos intestinales, sonidos hiperactivos, puede en ocasiones escucharse sin necesidad de un fondendoscopio, reflejando un incremento de la actividad intestinal, como la que se produce después de comer, pero que indican en algunos casos diarrea.

La evaluación de los sonidos intestinales suele hacerse conjuntamente con la evaluación de síntomas (náuseas, vómitos, movimientos intestinales, gases, estreñimiento prolongado, sangrado rectal…) para determinar una posible patología.

Otras
En ocasiones puede ser necesario auscultar las carótidas (arterias que llevan la sangre a la cabeza) o las femorales (arterias que llevan la sangre hacia los miembros inferiores) para detectar estrechamientos en las mismas.

Califica este Artículo
3 / 5 (1 votos)

Categoría: Enfermería.




Deja un comentario