Buen viaje de Fiestas Patrias


Qué llevar en el botiquín, cómo viajar con niños o en la tercera edad y qué medidas de precaución tomar son factores que hay que considerar si se va a salir de vacaciones en estas fechas.

Las Fiestas Patrias son un excelente motivo para tomarse unos días de descanso. El clima y el ambiente de la celebración de los 200 años de Chile hacen que todo el mundo quiera arrancar de su ciudad por unos días. Aquí, algunas recomendaciones para hacer de estas vacaciones un momento agradable.

¿Se puede viajar durante un embarazo?
Sí se puede, pero hay que considerar algunos factores. Por ejemplo, es recomendable viajar entre las semanas 14 y 32 del embarazo, cuando ya no hay tantos malestares. También es importante que el ginecólogo evalúe los antecedentes médicos y obstétricos, como hipertensión arterial, flebitis, placenta previa o abortos anteriores.

Es mejor ir en avión porque es más rápido y no hay contraindicaciones con las cabinas presurizadas, pero sí se recomienda pararse, caminar y elongar cada dos horas, y usar medias de presión graduada para evitar la acumulación de líquido, la tromboflebitis y calambres. También hay que tomar abundante líquido y preferir asientos más cómodos, como al lado del pasillo y, si se puede, utilizar dos para ir recostada. Si se sale en auto, hay que hacer paradas cada cierto tiempo y caminar. Además, se debe usar siempre el cinturón de seguridad por la parte baja del abdomen.

En cuanto al destino, tiene que ser un lugar donde se pueda atender de urgencia, incluso por un parto prematuro. Es importante saber el grupo sanguíneo y el de los acompañantes, y averiguar si en ese lugar la sangre de posibles transfusiones es chequeada para la hepatitis B y el VIH.

Hay algunas actividades que deben dejarse de lado, como practicar ejercicios que cansen o puedan implicar golpes y caídas; ir a lugares que estén a más de dos mil metros de altura, y tomar baños en termas o jacuzzi con una temperatura mayor a los 35°C. No están contraindicados el buceo con snorkel y tomar sol, pero siempre con protector solar.
Vacaciones en la tercera edad: Para renovar la mente y el cuerpo
Para sacarle el mejor provecho al buen tiempo es importante considerar ciertos aspectos, como no olvidar un buen bloqueador solar de 20 o más, porque con la vejez la piel se pone más frágil, delgada y seca, perdiendo efectividad como aislante térmico y con menor sensibilidad, lo que la hace más vulnerable a los efectos nocivos de los rayos del sol. También hay que usar anteojos de sol y un sombrero, tomar líquido y humectarse la piel.

Un adulto mayor sano puede manejar grandes distancias, pero si está tomando medicamentos que puedan alterar su estado de alerta debe preguntar antes al especialista. También, es aconsejable manejar con luz de día y parar cada dos horas, en lugares seguros, para caminar un poco, con el fin de descansar y recuperar la capacidad de concentración.

Durante los viajes prolongados en bus o avión también es conveniente levantarse y caminar periódicamente para reactivar la circulación de las extremidades. Esto es de suma importancia, porque uno de los principales problemas que afectan a los adultos mayores en viajes largos es la formación de coágulos en las venas de las piernas.

Viajar con niños: Todo lo que hay que saber
Viajar con niños no es lo mismo. Implica panoramas distintos, otra planificación y considerar una serie de particularidades que los afectan. Los menores son muy susceptibles a contraer infecciones gastrointestinales porque aún no han desarrollado defensas contra ciertos microorganismos. Además, cuando se enferman, el cuadro generalmente es más grave y pueden deshidratarse. Por esto, es muy importante que las vacunas de rutina estén al día y que, de ser necesario, se realice un esquema de vacunación acelerada antes de viajar.

Para evitar las infecciones gastrointestinales hay que hervir el agua o preferirla envasada, comer alimentos cocidos preparados en lugares seguros, lavarse las manos, usar pañitos desinfectantes y limpiar chupetes y juguetes. Se debe estar preparado para un cuadro de diarrea, llevando los medicamentos indicados. En caso de deshidratación por una infección gastrointestinal, el mejor tratamiento son las sales de rehidratación oral (RehSal 60).

Los niños también sufren muchos accidentes, por eso los padres deben extremar los cuidados en hoteles y áreas de juegos. La asfixia por inmersión (ahogamiento) es un común, por lo que la supervisión es esencial. El uso de chalecos salvavidas es una buena medida.

Al viajar en avión, el dolor de oídos es frecuente en los niños, pero puede ser mitigado con bostezos, mascar chicle o tragar. Una toalla tibia sobre el oído afectado también puede ayudar. Deben evitarse los viajes dentro de las primeras dos semanas después de una otitis media. Mientras que para los mareos es importante consultar previamente con el pediatra, porque existen medicamentos para prevenir este síntoma.

También es indispensable protegerlos de los rayos del sol entre las 10:00 y 16:00 hrs., con sombreros y ropa de algodón de colores claros, y aplicar bloqueadores solares con protección UVA y UVB de al menos SPF 15.

Botiquín

Las familias que viajen con niños deben llevar un botiquín, así como los medicamentos utilizados regularmente por el menor. Es importante andar también con una copia de la receta médica y las instrucciones de uso. Se aconseja llevar paracetamol o ibuprofeno (no usar aspirina en niños).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario