BUSCANDO LA ARMONÍA DE MI CARA


No soy una persona muy pretenciosa ni fijada en el aspecto físico. Sin embargo, hubo un tiempo que no me gustaba mi nariz. Esta parte del cuerpo es importante, porque está al medio de la cara y dice todo de ella. Es lo que le da armonía y en donde todos se fijan primero.

Crecí como toda niña, sin fijarme en ella y sin que me importara cómo la tenía, pero ya cuando estaba en segundo o tercero medio, empecé a notar algo en mi rostro que me incomodaba. Se trataba de mi nariz. Era como si no perteneciera a mi cara, no le quedaba bien y empezó a molestarme bastante.

No era un gran complejo que me intimidara o no me dejara dormir, tampoco era algo de lo cual las demás personas me molestaran, pero era una nariz que no armonizaba con mi cara.

Pasó el tiempo, entré a la universidad y después de pensarlo harto, decidí tomar cartas en el asunto. Quería darle un aspecto más armónico a mi cara, para eso la única solución era operarme. Hablé con mis papás y me apoyaron.

Entonces, empecé a informarme de las diferentes alternativas, clínicas, doctores. Conversé con personas que sabían del tema y todos me dieron muy buenos consejos. Así fue como llegué donde la doctora María teresa Pesqueira, hoy Jefe de la unidad de Cirugía Estética y Cirugía Plástica de Clínica Santa María.

Cuando fui a la primera consulta, me sentí súper acogida. Ella entendió perfecto lo que quería y lo que necesitaba. Juntas estudiamos mi nariz, me sacó muchas fotos y trazó las líneas a seguir. Luego me mandó a hacerme varios exámenes y cuando vio que estaba todo ok, vimos la fecha de mi operación.

Estaba ansiosa, un poco nerviosa, pero feliz. El día llegó. Me atendieron demasiado bien, la doctora en todo momento me dio mucha seguridad, se notaba que sabía perfecto qué tenía que hacer y en todo momento mostró ser una profesional con mucha experiencia. Entonces me quedé dormida en el pabellón con una nariz que no me gustaba…….y cuando me desperté, ya no estaba! Tenía una nueva nariz!

La recuperación fue súper buena, tuve el mínimo de moretones y casi al mes me estaba disfrutando mirándome al espejo. Fue increíble cómo con solo cambiar un poco la nariz mi cara tomó un aspecto más alegre.

Ya han pasado casi tres años desde la cirugía. Cada día que pasa me siento más contenta de haber tomado esa decisión. Me siento feliz y me encanta ver la armonía que hay en mi cara.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cirugía Plástica.




Deja un comentario