CÁNCER COLO-RECTAL: PONGA ATENCIÓN A LOS SÍNTOMAS


Para Gloria todo comenzó con un simple pólipo en el colon que, por no tratarlo, se transformó en un tumor cancerígeno. Gracias a su tratamiento en Clínica Santa María y su optimismo, hoy sigue junto a sus seres queridos.

Gloria Marchant siempre ha sido una mujer positiva y gozadora de la vida. No le gusta perderse ni un sólo cumpleaños ni evento familiar y, por lo mismo, cuando empezó a sentir dolores en su pierna y cierta estitiquez, hizo oídos sordos a su problema. Sin embargo, al hacerlo cometió un grave error, pues tras esos síntomas se escondía un tumor en cuarto grado que le estaba afectando al colon y haciéndole metástasis en el hígado.

Así, tres días después de ser diagnosticada y a los 63 años, Gloria fue operada en Clínica Santa María. Gracias al buen y acertado tratamiento otorgado por el equipo oncológico y a sus ganas de vivir, hoy puede contar su historia con una sonrisa en el rostro y sin ningún rastro de enfermedad en su cuerpo.

– Desarrollo de la Enfermedad

En Chile, a pesar de no existir registros de cuántas personas padecen de cáncer colo-rectal, se sabe que fallecen entre 800 a 900 por año debido a esta causa.

Según el Dr. Hernán De la Fuente, Cirujano Digestivo de Clínica Santa María, un porcentaje importante de los pacientes desarrolla la enfermedad a través de la secuencia pólipo-cáncer. Es decir, la persona genera -por causas genéticas- pólipos de colon, los que con el tiempo sufren una transformación maligna hasta convertirse en un cáncer invasor que, si sobrepasa cierto nivel de las capas del colon, comienza a propagarse teniendo la posibilidad de hacer metástasis.

– Síntomas de alerta

Los síntomas de esta enfermedad están relacionados con el sangramiento digestivo y, generalmente, también a través del ano, el cual puede ser intermitente o constante. El especialista recalca que “cualquier sangramiento por el ano debe ser objeto de estudio”.

Una vez localizado el tumor, debe ser tratado con combinaciones de cirugía, quimioterapia y radioterapia que serán determinadas dependiendo de la etapificación de la enfermedad. “Mientras más invasor es el cáncer, más probabilidades hay de que genere metástasis en los ganglios linfáticos y en órganos a distancia. Por eso es que, una vez hecho el diagnóstico, se debe realizar una cuidadosa etapificación de la enfermedad para programar el tratamiento más adecuado para esa situación clínica”, afirma el doctor De la Fuente.

-Clínica Santa María: de la mano con el paciente

El tratamiento de este cáncer en Clínica Santa María es del más alto nivel, ya que existe un equipo quirúrgico experimentado, buena quimioterapia, radioterapia y los doctores que integran el área oncológica discuten los casos de manera de tener distintas opiniones y realizar los mejores tratamientos en cada uno de los pacientes.

Gloria concuerda plenamente con lo anterior. Afirma que “el trato y la preocupación, tanto de los doctores como de la Clínica en general, han sido fantásticos durante todo el tratamiento. Aquí hay una cosa integral, porque una vez que entras a la Clínica te agarran y te vas por un tubo de una mano en otra. Nunca te dejan a la deriva”, dice la paciente.

Enfatiza que estos factores no son menores a la hora de elegir un centro médico y seguir un tratamiento, y recomienda a las personas que padecen esta enfermedad que tengan mucha fe y nunca pierdan las ganas de vivir y salir adelante. Ha sido gracias a ello que esta paciente no ha tenido efectos secundarios provocados por el cáncer, incluso, ha conservado su cabello y no ha sentido dolor durante el tratamiento. “No le tengo miedo a nada, nunca me he achacado ni bajoneado, menos estando respaldada por esta Clínica y mis médicos”, concluye Gloria.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario