CÁNCER DE MAMA: LOGREMOS LA DETECCIÓN PRECOZ


Aún cuando en Chile no hay estadísticas de prevalencia sobre el cáncer de mama, se calcula que aproximadamente una de catorce mujeres padecerá la enfermedad y, alrededor de un tercio, morirá por su causa.

Erika Araya (47) es madre soltera de Javiera, que tiene siete años y sufre de espina bífida -su columna vertebral no se ha cerrado completamente-, enfermedad que demanda mucha atención y cuidados. “Desde que Javiera nació sólo me preocupé de ella y sus necesidades médicas y yo me descuidé, nunca más me hice un examen”, afirma la madre.

Lamentablemente, no haber dedicado tiempo a su salud trajo consecuencias importantes. “En abril del año pasado comencé a sentir molestias en el brazo izquierdo y al palparme descubrí que tenía un huevo en el axila. Como no era normal, acudí inmediatamente a Clínica Santa María para que me viera un especialista”, recuerda Erika.

El diagnóstico fue concluyente: cáncer en la mama izquierda. “Me descubrieron un tumor de unos ocho centímetros ubicado debajo del pezón”, detalla. El 16 de mayo de 2005 fue operada con excelentes resultados.

– Los comienzos de la enfermedad

El origen del cáncer de mama se encuentra en el ciclo de la división celular. Según explica el doctor Enrique Waugh, oncólogo de Clínica Santa María, “en esta fase se producen células de tejido mamario alterado que tienen la capacidad de crecer de manera descontrolada, de invadir los tejidos vecinos y de desprenderse del tumor original e ir hacia otros tejidos para originar una metástasis”.

En cuanto a los antecedentes que se deben tomar en cuenta, el más relevante es la historia familiar. Cuando la madre, hija, hermana o abuela han sufrido un cáncer mamario, las probabilidades de desarrollarlo aumentan.

Otros factores de riesgo son la herencia de genes alterados y el uso prolongado de estrógenos. Sin embargo, “aún cuando la mujer sea sana, es su obligación hacerse una mamografía anual a partir de los 40 años”, recalca el especialista y agrega que “este examen descubre lesiones de menos de un centímetro, las cuales no se sienten a través del autoexamen y tienen un 98% de probabilidad de ser tratadas exitosamente”.

Erika no tenía antecedentes familiares de cáncer y nunca se hizo una mamografía, a pesar de estar en el rango de edad. “Fui muy dejada, quizás si me hubiese hecho el examen no habría perdido la mama”, lamenta la paciente.

– ¿Cómo tratar un cáncer mamario?

El tratamiento para el cáncer de mama depende del estado del tumor. Sin embargo, hay cinco procedimientos básicos: cirugía, radiación, quimioterapia, tratamiento con medicamentos antihormonas y tratamiento con exposición a los anticuerpos monoclonales. “No todas las pacientes necesitan de las cinco, pero mientras más avanzada esté la enfermedad, más tratamientos requieren”, señala el Dr. Waugh.

En el caso de Erika, luego de la mastectomía (extirpación completa de la mama) realizada en mayo, y tras dos meses de recuperación, fue sometida a sesiones de quimioterapia que se extendieron hasta diciembre. Durante enero y febrero de este año se sometió a radioterapia, y desde marzo se hace sesiones preventivas de quimioterapia cada 21 días.

“Si bien llegó un minuto en que los tratamientos eran un poco cansadores, nunca estuve decaída ni me sentí mal. De hecho, muchas veces me iba a trabajar luego de recibir el tratamiento”, recuerda Erika con optimismo.

– Su experiencia en Clínica Santa María

“Tomé este cáncer como cualquier otra enfermedad, muy tranquila, porque sabía que si me echaba a morir sería peor. Además, mi prioridad siempre ha sido mi hija, y estar bien para sacarla adelante fue mi gran motor”, revela la paciente.

Dice que la calidad de atención y el cariño que recibió de parte de todo el personal de Clínica Santa María también ha sido una ayuda importante en su recuperación: “Todos me han apoyado al 100%, el equipo médico ha sido muy profesional, me hacen sentir como si estuviera en una familia, siempre están completamente dedicados al paciente”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario