Cáncer de piel: Tratamientos no invasivos son una efectiva alternativa en etapas iniciales


Se trata del manejo no agresivo de lesiones superficiales de la epidermis a través de una crema especial llamada imiquimod y terapia fotodinámica.

Actualmente, es posible derrotar el cáncer de piel con éxito. Y una de las claves es detectarlo en su fase inicial, etapa en que son altamente efectivos los tratamientos no agresivos.

Se trata de la terapia fotodinámica y del imiquimod. Así lo explica el doctor Raúl Cabrera, jefe del Servicio de Dermatología de Clínica Alemana, quien sostiene que ambos procedimientos han sido utilizados de manera exitosa en la institución.

En el caso de la terapia fotodinámica, el especialista explica que se basa en luz monocromática y crema, y está indicado para algunos tipos de cáncer de piel inicial como carcinoma basocelular superficial (de menos de dos milímetros de grosor), algunos carcinomas espinocelulares superficiales (queratosis actínicas) y enfermedad de Bowen (carcinoma in situ de la piel).

Es un procedimiento ambulatorio sin contraindicaciones y que no requiere preparación. Al paciente se le aplica la crema y se espera a que sea absorbida por la piel. “Se trata de destruir las células cancerosas mediante el uso de esta sustancia, la que actúa como un fotosensibilizante que facilita la entrada de la luz monocromática. Después de tres horas, se aplica luz en una longitud de onda de 630 nanómetros, a ocho centímetros de la piel por alrededor de siete minutos, la que destruye sólo las células cancerosas sin dañar las del tejido normal ofreciendo excelentes resultados, incluso desde el punto vista estético”, enfatiza.

A las 48 horas de aplicada la luz, el paciente presenta un enrojecimiento en la zona, lo que se normaliza en siete días. En el caso de las personas con carcinoma basocelular, el procedimiento se repite a la semana.

El porcentaje de efectividad es de entre un 95 y 100% en lesiones superficiales (en la epidermis, independiente del diámetro), y es muy útil en pacientes ancianos, con alto riesgo en procedimientos quirúrgicos, problemas cardiacos, alergia a la anestesia e inestabilidad en algún otro sistema del organismo.

La otra técnica utilizada es el imiquimod, una crema con un efecto inmunológico, que se utiliza para el tratamiento del melanoma lentigo maligno, un cáncer en etapa epidérmica.

“Inicialmente, fue desarrollada para el tratamiento de enfermedades virales como verrugas, pero se vio que su efecto era capaz de inducir una respuesta inmunológica muy potente a nivel local. Esta molécula se sintetizó para ser aplicada en forma de crema sobre la piel con resultados muy exitosos en el manejo del melanoma lentigo maligno”, sostiene el doctor Cabrera.

Aplicada dos veces al día por un periodo de seis a 12 semanas, es capaz de destruir completamente el melanoma, tanto clínica como histológicamente. Lo que hace es estimular la respuesta inmune natural innata y su acción lleva finalmente a la apoptosis, muerte de las células cancerosas.

Después de una década, los resultados muestran una respuesta de entre 75 a 100% de efectividad, dependiendo del uso y seguimiento. Clínica Alemana fue pionera en el uso de esta técnica en 2004. Posterior a eso, se realizó en otros cinco pacientes muy seleccionados y después de un seguimiento de seis años, no ha habido ningún caso de recurrencia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario