CÁNCER DE PULMÓN


Dolor torácico o tos son algunos síntomas de esta enfermedad que se manifiesta generalmente después de los 50 años.

El cáncer pulmonar es un tumor maligno originado en los bronquios. Generalmente se asocia al consumo del tabaco y solamente un 10% de los enfermos que desarrolla este tipo de cáncer no son fumadores.

Los principales síntomas con los que se manifiesta este mal son tos, expectoración crónica, dolor torácico, pérdida del apetito y peso. No obstante, también es posible su aparición en personas menores a esta edad, pero con menos frecuencia.

El Dr. Pedro Peña, médico coordinador del Departamento de Enfermedades Respiratorias de Clínica Santa María, explica que “no es tan fácil asegurar que determinados síntomas correspondan a un Cáncer de Pulmón, ya que la tos es un signo absolutamente inespecífico que puede deberse a una Bronquitis, resfrío o alergia. Así también, puede haber dolor torácico, falta de aire o trastorno de la voz, una serie de indicios que no aseguran la presencia de un tumor. La clave está en sospechar su presencia en personas de riesgo y solicitar los exámenes pertinentes”.

El principal problema del cáncer pulmonar es que generalmente se detecta en forma muy tardía, debido a lo poco evidente de sus síntomas. Por lo tanto, la detección precoz es poco probable y el único tipo de prevención es dejar de fumar.

– Conozca los tipos de cáncer y cómo detectarlos

Existen dos grupos de cánceres bronquiales. El primero es el de ‘No Células Pequeñas’, donde se dan las variedades de Epidermoide, Adenocarcinoma, Carcinoma Células Grandes y Bronquiolo Alveolar. Mientras que el segundo se refiere a un Carcinoma agresivo que no responde al tratamiento quirúrgico y tiene una letalidad superior a los tipos anteriores; es también conocido como el de ‘Células Pequeñas’.

Los pacientes que presentan Cáncer de Pulmón, por lo general, son personas mayores de 60 años con Diabetes, Hipertensión y enfermedades cardiacas. En estos casos, el especialista recomienda “solucionar los problemas coronarios y después operar el Cáncer”.

En tanto, para aquellas personas que sean o hayan sido fumadores existen exámenes para determinar la presencia de lesiones en el tórax como Radiografía de Tórax frontal y lateral y escáner de Tórax (TacTórax), que permiten ver los tumores con mayor detalle y determinar el grado de invasión dentro de la cavidad torácica.

En la actualidad, el escáner de tórax es muy útil en el diagnóstico precoz del cáncer, ya que identifica lesiones en etapa absolutamente curativas. Se utiliza el TacTórax baja dosis, debido a que se utiliza menos radiación y permite detectar lesiones menores de un centímetro en etapa absolutamente curativa.

Una vez detectada la lesión sospechosa, debe procederse a una toma de biopsia para confirmar el diagnóstico. Esto se puede hacer a través de una Video Fibrobroncoscopía, procedimiento hecho con fibra óptica que visualiza los bronquios por dentro. Cuando esto no es posible, se puede hacer el diagnóstico con una punción de la lesión, atravesando la pared torácica con una aguja especial de biopsia guiado por el escáner. Por último, en algunos casos el diagnóstico se hace mediante un procedimiento quirúrgico.

Una vez confirmado el diagnóstico de este cáncer se debe determinar si hay metástasis a distancia. El PET-CT es un procedimiento que combina Medicina Nuclear con escáner, permitiendo en un solo examen un mapeo corporal completo.

– Tratamientos

Algunos de los procedimientos que se utilizan para mejorar la enfermedad son la cirugía y radioterapia. Esta última “puede ser un complemento al tratamiento quirúrgico. La cirugía extrae y la radioterapia quema; por lo tanto, deja excluidas áreas importantes del pulmón”, afirma el especialista.

La Quimioterapia en cáncer pulmonar de “No Células Pequeñas” se utiliza para mejorar la sobrevida, calidad de vida y como un complemento a la cirugía.

– Programa Antitabaco Clínica Santa María

El Tabaquismo es una enfermedad crónica con una alta tasa de recaída, que necesita de muchos intentos para lograr abandonarlo, por lo que el mejor tratamiento para el Cáncer de Pulmón es dejar de fumar o intentar abandonar el hábito lo antes posible.

Un 70% de los fumadores quiere dejar el cigarro, sin embargo, un porcentaje muy inferior lo intenta, ya que el temor al fracaso o a sentirse mal los inhibe.

Clínica Santa María tiene a su disposición el “Programa Antitabaco”, compuesto por un equipo multidisciplinario que ayuda a las personas que quieren dejar el cigarro y no pueden lograrlo por su cuenta. Este tratamiento consiste en el uso de fármacos, apoyo psicológico y fundamentalmente apoyo humano, intentando resolver favorablemente la dificultades que padecen los fumadores en el periodo del abandono.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario