CÁNCER DE TIROIDES, UNA ENFERMEDAD CON BUEN PRONÓSTICO


De todos los nódulos tiroídeos sólo el 5 % es cáncer. Sin embargo, es necesario pesquisarlo tempranamente para lograr un mejor pronóstico.

La glándula tiroides se ubica delante de la tráquea, a nivel superficial, por lo que es fácil palparla y detectar los nódulos. Su función consiste en secretar las hormonas T3 y T4, que se forman a partir de yodo que se adquiere de fuentes externas.

La Dra. Miren Osorio, endocrinóloga de Clínica Santa María, explica que “su importancia radica en que las hormonas tiroideas son las encargadas de estimular todos los procesos vitales de nuestro cuerpo, influyen en la maduración y desarrollo de los tejidos y en la producción de energía y calor. Son como las baterías del organismo y cuando se agotan, estamos decaídos; cuando están demasiado altas, andamos acelerados y también nos sentimos mal”. A su vez, influyen en el metabolismo, en las funciones mentales, cardiacas, respiratorias, sexuales y reproductivas.

El problema aparece cuando existe un alto consumo de yodo, sumado a la predisposición genética de cada individuo, porque comienzan a generarse enfermedades ligadas a esta glándula.

-Nódulos Tiroideos

Diversos estudios indican que el 60% de la población chilena tiene nódulos (detectados por ecografía) aunque sólo el 5% son palpables. La buena noticia es que el 95% son benignos.

Sus causas no han sido determinadas, sin embargo, se ha visto que existen factores de riesgo, como tener algún familiar que haya presentado problemas a la tiroides y que son más frecuentes en las mujeres.

La especialista afirma que “en su mayoría son asintomáticos, por eso es difícil detectarlos. Puede haber dificultad para tragar, dolor u opresión a nivel de la garganta o cuello, o un abultamiento en la región anterior baja del cuello, pero generalmente pasan desapercibidos”.

De todas maneras, recomienda realizarse un autoexamen a través de la palpación del cuello. Esto debe acompañarse del examen físico del médico.

“Si se sospechara de la presencia de algún nódulo, se mandan a hacer exámenes de laboratorio y de radiología para determinar sus características. Determinamos la función tiroídea, vemos si es único o hay otros que no se palpan, constatamos si es sólido o líquido y detectamos si existen señales ecográficas sugerentes de malignidad”, explica la Dra. Osorio.

Finalmente, es la punción citológica tiroídea la que define con seguridad si el nódulo es benigno o maligno. “La punción permite discriminar (además de otras variables) si el paciente tiene indicación quirúrgica. Debe hacerla un endocrinólogo, radiólogo o patólogo especializado, ya que cambian muchos los resultados si el equipo está o no capacitado para realizar este procedimiento”, advierte.

Se trata de un examen ambulatorio que se demora entre 10 y 15 minutos y es indoloro, ya que se hace con anestesia local. En Clínica Santa María se realiza, además, bajo visión ecográfica para determinar exactamente dónde se hará la punción. Es de bajo costo y no tiene mayores complicaciones.

-Síntomas de Malignidad

– Rápido crecimiento.
– Nódulo sólido.
– Nódulo duro, que esté fijo al resto de los tejidos.
– Existencia de ganglios palpables que sugieran una metástasis.
– En niños.
– En hombres hasta 30 años y mayores de 60 años.
– Antecedentes de que el paciente haya sido tratado con radioterapia de cabeza o cuello.

– Indicación Quirúrgica

La Dra. Osorio asegura que “cuando el nódulo es maligno, la única opción es la cirugía. Se hace una tiroidectomía total, es decir, se saca la tiroides completa para prevenir que aparezcan otros focos dentro de la glándula. Si el caso lo amerita, también se extirpan los ganglios afectados por este nódulo”.

Una vez operado, se realiza un tratamiento con Yodo 131 que, a diferencia de la radioterapia y quimioterapia, no produce mayores efectos adversos. El objetivo principal es la erradicación de las células que puedan haber quedado después de la cirugía.

Luego de una semana de administrado el Yodo 131 se hace una exploración sistémica para comprobar que no quedó nada, con lo que se asegura que el paciente está curado. “Entonces, se le indica inmediatamente Levotiroxina, en reemplazo de la hormona producida por la tiroides. Es vital que se mantenga su administración de por vida, en dosis individualizadas y que se vayan controlando para ajustar la dosis”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




One Response to “CÁNCER DE TIROIDES, UNA ENFERMEDAD CON BUEN PRONÓSTICO”

  1. Pilar Dice:

    Estoy muy asustada me encontraron un nodulo de 4 cms y lo unico que note extraño es que aumentaba mucho de peso y no entendia


Deja un comentario