CÁNCER GÁSTRICO: UN MAL IMPREDECIBLE


Una de las dificultades de esta enfermedad es que no presenta síntomas en sus etapas iniciales y tampoco tiene indicios exclusivos. Aprenda a detectar las señales de este cáncer.

Afecta principalmente a hombres adultos. Sus causas son desconocidas y aunque no existen factores genéticos claros, es posible que se dé reiteradamente en algunas familias.

Uno de los cáncer más frecuente en el estómago es el adenocarcinoma, que se origina en las glándulas gástricas. En la medida que no se detecte, el tumor crece profundizándose en la pared del estómago y eventualmente traspasándola, alcanzando los tejidos vecinos.

Así también, los tumores pueden extenderse dependiendo de cuánto aumenten a lo largo de la pared del estómago. Lo más frecuente en este caso es la invasión al esófago y pulmón.

El Dr. José Ribalta, gastroenterólogo de Clínica Santa María asegura que “el cáncer gástrico se manifiesta con dolores en la parte alta del abdomen, sangramiento crónico que puede pasar desapercibido y manifestarse como anemia y, aunque menos frecuentemente, una hemorragia digestiva propiamente tal”.

Además, produce estitiquez, distensión del estómago después de comer y sensación de debilidad y fatiga.

Todos los tumores digestivos pueden sangrar de forma inadvertida durante largos periodos, produciendo anemia, por lo que ante la existencia de ésta, sin origen claro, debe realizarse una exploración de todo el tubo digestivo.

El proceso curativo de la enfermedad siempre es quirúrgico. El especialista aclara que “si el paciente ha sido operado y aún así hay presencia de metástasis, debe evaluarse la posibilidad de realizarse un tratamiento complementario, como la quimioterapia”.

Si el cáncer se diagnostica en una etapa incipiente -cuando es pequeño y no ha pasado la pared del estómago- la sobrevida a cinco años es aproximadamente del 85%. En tanto, cuando el tumor ha sobrepasado la capa de tejido gástrico – submucosa- pero no hay compromiso de la cubierta exterior del estómago y sólo existen algunos ganglios comprometidos, la sobrevida a cinco años puede ser del 50%.

Dentro de los factores de riesgo que presenta el cáncer se encuentra:
– Poliposis familiar del estómago –enfermedad genética-.
– Presencia de adenomas gástricos –tumores benignos que potencialmente pueden malignizarse-.
– Existencia de una gastrectomía parcial de al menos veinte años de evolución.

Así también, se ha señalado que factores como el consumo excesivo de alcohol, de cigarrillo, una baja ingesta de fibras, la Enfermedad de Ménetrier, el Síndrome de Peutz-Jeghers y el consumo de alimentos ahumados o muy condimentados, podrían aumentar el riesgo de un adenocarcinoma gástrico o dar origen a esta enfermedad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario