CÁNCER MAMARIO, UNA REALIDAD MUY CERCANA


Una de cada 14 mujeres chilenas tendrá cáncer de mamas en alguna etapa de su vida. Conozca los factores de riesgo y cómo lograr un buen pronóstico de esta enfermedad.

El desarrollo de cánceres mamarios ha aumentado progresivamente con el tiempo. En Chile, una de cada 14 mujeres los padecerá en algún minuto de su vida y ya se ha constituido como la segunda causa de muerte por tumores malignos en las chilenas.

Esta enfermedad aparece cuando células cancerosas comienzan a crecer dentro de los conductos mamarios, formando pequeños tumores indoloros. Como crecen muy rápidamente, si no son detectados y tratados en forma oportuna, pueden extenderse a otros órganos, volviéndose mortales.

Aunque aún no se conocen las razones por las cuales se desarrolla, sí se han determinado algunos factores de riesgo. El Dr. Fernando Gómez, del Centro de la Mama de Clínica Santa María, asegura que, a pesar de que ninguna mujer está exenta de la posibilidad de padecer cáncer de mamas, existen ciertos elementos predisponentes que debieran alertar a quienes los tengan. Entre ellos menciona la edad de la mujer, su origen étnico, los antecedentes ginecológicos, familiares y de biopsias de mama.

El especialista afirma que lo común es que estos cánceres se diagnostiquen entre los 40 y 65 años y, con respecto a la raza, señala que las hispánicas tienen menos predisposición al cáncer mamario que las mujeres blancas o afroamericanas. “Dentro de los antecedentes ginecológicos, tienen mayores posibilidades quienes han empezado sus menstruaciones antes de los 12 años o han tenido su primer hijo después de los 30”, explica el Dr. Gómez.

Los factores de riesgo pueden dar pistas o señales sobre el desarrollo de esta enfermedad, sin embargo, el 50% de las mujeres que la padecen no han presentado ninguna de estas “alertas”. Es por esta razón que el cirujano oncólogo asegura que la mejor forma de combatirlo es a través de su prevención y temprana detección. “Es importante que las mujeres se hagan una mamografía anual desde los 40 años -o desde los 35 si existen factores predisponentes- y que no olviden acompañarla con un control clínico, ya que un 10 o 15% de los cánceres no son detectados por la mamografía”.

– Mejorando el pronóstico

Las mujeres que implementan las medidas de prevención tienen muchas probabilidades de lograr un buen pronóstico de su cáncer mamario –si es que lo llegaran a tener-. “Las pacientes que se hacen mamografías sobreviven un 30% más al cáncer, porque con ellas y el examen clínico se detecta cualquier problema en sus etapas iniciales. De lo contrario, podría encontrarse el tumor cuando ya ha crecido y hecho metástasis, una situación bastante más compleja de resolver”.

Por otra parte, las mujeres que presentan un alto riesgo de padecer cáncer mamario deben redoblar sus cuidados. El Dr. Gómez les hace las siguientes recomendaciones: hacerse controles clínicos cada 6 o 12 meses, una mamografía anual y, si es necesario, complementarlo con una ecografía. También asegura que “se ha comprobado que la resonancia magnética de mama tiene muy buenos resultados en las mujeres con alto riesgo, ya que se pueden descubrir hasta tres veces más cánceres que con los métodos tradicionales”.

En pacientes de alto riesgo también se ha visto que el uso de fármacos (quimioprevención) disminuye a la mitad las probabilidades de padecer cáncer mamario y se trata de un tratamiento que implica la ingesta diaria de una pastilla durante cinco años. Otra opción es la cirugía profiláctica, que consiste en sacar las mamas en forma preventiva. “Aunque puede parecer muy drástico, tiene mucho sentido al plantearlo en el escenario de mujeres con riesgos demasiado altos, como por ejemplo las que presentan mutaciones genéticas que elevan su probabilidad de hacer un cáncer de mama a un 90%”. De todas maneras, el especialista asegura que en estas ocasiones se hacen reconstrucciones y la paciente queda además muy bien estéticamente.

– Otros factores de riesgo

Existen algunos elementos menores que aumentan el riesgo de cánceres mamarios. Entre ellos están consumir alcohol, fumar y tener una etapa de lactancia demasiado corta. “Todos estos factores de riesgo están siendo cada vez más frecuentes en la mujer profesional de hoy. De hecho, se están viendo cada vez más cánceres de mama en mujeres jóvenes. Actualmente, un 10% de las enfermas son menores de 40 años, lo que nos obliga a replantear los métodos de detección y ofrecer medidas de prevención.”, explica el cirujano oncólogo.

Con el objetivo de resolver dudas y prestar una atención especializada en este tema, Clínica Santa María cuenta con el Centro de la Mama, constituido por un equipo multidisciplinario con vasta experiencia. En este centro se realizan desde controles clínicos de rutina, hasta los más avanzados tratamientos para el cáncer mamario.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario