CÁNCER PULMONAR, DE LA MANO DEL TABACO


El chequeo periódico permite un diagnóstico precoz y mejores pronósticos; como el del equipo médico de Clínica Santa María, con un 90% de curación en etapa I.

El cáncer al pulmón, tanto en hombres como en mujeres, ocupa el segundo lugar entre los cánceres. Esto se debe particularmente al cigarro, el responsable de una de cada tres muertes debidas a este mal. Es una enfermedad bastante seria, ya que la tasa de recuperación fluctúa sólo entre un 15% y 20%.

Las principales causas, además del tabaco, son las alteraciones genéticas. Los síntomas más característicos de esta enfermedad son: disnea, tos fuerte, sangramiento de las vías respiratorias, dolencia general y pérdida de masa corporal. Frente a cualquiera de estos síntomas, no dude en contactarse con el cuerpo médico de Clínica Santa María.

La manera de diagnosticar este cáncer es mediante una radiografía de tórax, TAC de tórax (tomografía axial computada), biopsia con aguja fina, broncoscopía, citología y mediastinoscopia. Todo esto, acompañado del chequeo médico del Servicio de Oncología. Dependiendo de la etapa clínica en que se encuentra el paciente y el tipo de tumor que presente, el tratamiento varía. Generalmente se recomienda cirugía, radioterapia y/o quimioterapia.

Recuerde que el chequeo periódico permite un diagnóstico precoz de la enfermedad tumoral, lo que permite un pronóstico completamente diferente. Por ejemplo, los cánceres pulmonares etapa I tienen un 90% de curación en manos del equipo médico de Clínica Santa María.

– Sergio Andreani Luco, 60 años: “Hay que ser optimista y tener la certeza de que te vas a mejorar”

En marzo de 1996 me hice un chequeo completo porque no me había sentido bien durante las vacaciones. Entre los exámenes estaba el radiológico y al hacerlo, el radiólogo me preguntó si fumaba. Le contesté que sí, más de una cajetilla diaria. Luego, con el scanner de tórax se confirmó la presencia de un tumor de seis centímetros en mi pulmón izquierdo.

Me derivaron a un cirujano torácico de Clínica Santa María, al Doctor Claudio Suárez, quien me habló sobre mi enfermedad y el procedimiento que debería seguir: quimioterapia, operación, de nuevo quimio y al final radioterapia.

Comencé de inmediato. Con la quimioterapia se redujo el tumor y pensé que me había salvado de la operación; pero no, en julio entré a pabellón. Me sacaron tres cuartas partes del pulmón izquierdo, tres costillas y tejido comprometido.

Al quedarme con tan poco pulmón, me costaba hacer deporte o llevar una vida activa, por lo que tuve que bajar mi ritmo trabajólico, porque antes vivía estresado.

Las personas que vivimos este tipo de enfermedades siempre pensamos que nos va a volver, cada vez que te duele un dedo crees que es el cáncer que se ramificó. En 1998, en uno de los controles de rutina, leo el resultado y me doy cuenta que tengo un tumor. Esta vez en el pulmón derecho. Pensé que era una metástasis, pero cuando le llevé los resultados al doctor constató que era un cáncer totalmente nuevo, que como era pequeño, me operaría de inmediato. Esto fue un jueves y yo estaba en pabellón el lunes siguiente.

Me tuve que jubilar por invalidez, cuando hablo mucho me canso y me cuesta respirar porque casi no me quedan pulmones. Cuando hay mucha contaminación o estoy congestionado uso un inhalador y se me quita. El doctor Suárez se ha vuelto mi médico de cabecera, si tengo un resfrío -que para mí es como una neumonía-, voy a su consulta y luego me deriva a los otros especialistas. Es muy humano y preocupado por sus pacientes, eso se agradece enormemente.

En este tipo de cosas hay que ser optimista, tener la certeza de que te vas a mejorar, que la enfermedad es curable y confiar plenamente en tu equipo médico.

– Programa Antitabaco, Una Gran Ayuda Para Dejar de Fumar

El programa consta de:
– Cuatro consultas médicas con un broncopulmonar en un plazo de seis meses.
– Cuatro consultas con una Psicóloga en un lapso de dos a tres meses.
(Los precios de estas consultas fluctúan entre $18.000 y $22.700, dependiendo de la isapre).
– Una consulta con la enfermera, quien le hará seguimiento telefónico por un
año (sin costo).
El programa no incluye medicamentos. El remedio utilizado tiene un costo de $15.255 la caja de 30 comprimidos y $25.595, la de 60. Se debe tomar por tres meses, dos veces al día.

Una vez que lo evalúe el médico, él decide si necesita exámenes o alguna
terapia complementaria al tratamiento indicado anteriormente, ya que cada paciente es único.

Si desea ingresar al programa, llame al 461 2000 o escriba a prevencion@csm.cl

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario