Cirugía plástica de frente y cejas


La frente arrugada se asocia al mal carácter o la vejez. En las mujeres, las cejas levantadas dan un aspecto vivo y sensual; las caídas, por el contrario, reflejan cansancio, aburrimiento y vejez. El paso de los años trae precisamente una caída de las cejas, arrugas en la frente y surcos frontales.

Después de una evaluación, el médico tratante puede elegir la técnica y anestesia más apropiada para cada paciente; también se establecerán de manera realista los resultados que se pueden obtener con las distintas técnicas.

Lifting Frontal o Ritidectomía Frontal

A través de una incisión -que va en el cuero cabelludo y se asemeja a un cintillo-, se trata la musculatura de la frente y el entrecejo para eliminar o disminuir los surcos, y se levanta la piel de la frente y las cejas para fijarla en la posición deseada. El exceso de piel se retira y se cierra la incisión con puntos y clips metálicos.

Cirugía plástica de frente y cejas Cirugía Plástica

Se trata de una cirugía ambulatoria, que dura alrededor de una hora y media, en la que puede usarse anestesia general o local combinada con sedantes. Al día siguiente, el paciente podrá levantarse, pero no podrá manejar un auto; deberá llevar una venda compresiva por dos días para evitar la hinchazón, mantener la cabeza en alto, y hacer reposo con actividad moderada durante la primera semana.

Para calmar los malestares se administran medicamentos, pero nunca se debe utilizar ácido acetilsalicílico. El médico dará instrucciones sobre el cuidado del cabello y las situaciones a evitar, como el esfuerzo físico, el alcohol, el cigarro, la luz solar, etc…

Luego de la cirugía, la persona sentirá una extraña sensación de falta de sensibilidad en la frente y cuero cabelludo. Los movimientos faciales estarán alterados por la hinchazón (edema) alrededor de los ojos y mejillas -con maquillaje se puede camuflar los hematomas-.

Después de una a dos semanas, la mayoría vuelve a sus actividades normales. Los puntos y clips también son retirados a los diez días. Como a lo largo de la incisión se corta el pelo, se recomienda utilizar peinados adecuados para disimular esta etapa transitoria, que puede durar uno a dos meses.

Si se observa un párpado cuya función se ha deteriorado, es posible que sea necesario corregirla con otra cirugía.

Después de la recuperación, la cicatriz queda escondida definitivamente en el cuero cabelludo. A pesar de que la ritidectomía frontal no detiene el envejecimiento, los efectos de la intervención duran para siempre.

Endoscopía

Es la misma cirugía que la ritidectomía, pero se realiza a través de diminutas incisiones en el cuero cabelludo, en las que se introduce un sistema óptico que permite dirigir la cirugía en una pantalla de televisión.

El procedimiento es el mismo, la diferencia está en que las cicatrices son más pequeñas y, por lo tanto, la recuperación es más rápida y no se presentan alteraciones de la sensibilidad cutánea.

Sin embargo, no es igual de beneficiosa para todos los pacientes. Los surcos entre las cejas o sobre la nariz son alternativas para la endoscopía.

Peeling

Peeling significa despellejar; para estos efectos se utilizan diversos tipos de químicos que condicionan la profundidad del tratamiento. Un procedimiento completo dura de una a dos horas.

El más superficial es el que usa ácidos hidroxi alfa (AHA), como el ácido glicólico.

No se usa anestesia y el paciente puede volver a la casa por sus medios. Los AHA pueden reducir las consecuencias del envejecimiento, el daño del sol y arrugas finas.

Este procedimiento debe repetirse y se utiliza un programa especial para mantener los resultados.

El TCA es utilizado para arrugas, cambios de pigmento y manchas. Es preferido para las zonas de la boca y ojos en personas de tez oscura, porque tiene menor efecto blanqueador que el peeling con fenol. Según la concentración de TCA y repetición de este procedimiento se puede obtener un despellejado más profundo. También se puede usar en otras partes del cuerpo para las manchas del sol.

El fenol es recomendado para la piel áspera, dañada por el sol y arrugas desde las finas hasta las profundas, especialmente las que aparecen alrededor de la boca. Es importante considerar que después de este peeling los poros pueden aparecer más grandes, y es posible que la piel no se broncee adecuadamente.

Inyección de Bótox

El uso de la toxina botulínica comenzó en 1960 para tratar enfermedades neurológicas. Se trata de un producto biológico, que no es tóxico ni presenta complicaciones sistémicas.

Luego se descubrió que el bótox responde a las arrugas y surcos causados por la contracción de los músculos que se produce al fruncir el ceño o sonreír.

Se inyecta la toxina en el músculo, para lo cual se requiere de formación médica. Después de un par de días se ve los efectos.

Entre las molestias se cuentan insensibilidad e hinchazón, y una sensación de herida y quemadura durante la inyección. Por las características de este procedimiento, los candidatos ideales son personas que no pueden realizarse cirugías mayores.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cirugía Plástica.




Deja un comentario