Clínica Alemana concreta su participación en proyecto Kidzania


niños que se inaugurará el primer semestre de 2011 en el Parque Araucano.

Jugar, explorar y aprender bajo un concepto completamente nuevo es lo que ofrecerá Kidzania, un parque único e interactivo donde cada niño a través de un juego de roles podrá realizar distintas profesiones y oficios, ya sea bombero, actriz, chef o doctor.

El jueves 2 de septiembre, Clínica Alemana firmó el acuerdo para formar parte de este proyecto único en Sudamérica, que se inaugurará el primer semestre de 2011 en el Parque Araucano, Las Condes.

La mini ciudad de más de 6.500 metros cuadrados recrea con increíble realismo la vida urbana con calles, manzanas, edificios, automóviles, tiendas y servicios, todo a escala de niños. En el área de la salud se encontrará una pequeña Clínica Alemana, con infraestructura y equipamientos que se asemejarán a los reales, como salas de cirugía, neonatología y urgencia, entre otros.

La gerente comercial de este centro de salud, Paula Ithurbisquy, explica que la institución decidió sumarse a esta iniciativa porque es un proyecto inédito en Chile, dirigido a los niños, que mezcla la educación y la entretención.

“Pensamos que Clínica Alemana debía participar, ya que nuestro quehacer contempla la educación a la comunidad, y ésta es una gran oportunidad de acercar a los niños el quehacer de una institución de salud en forma amistosa y haciéndolos participar”, afirma.

Kidzania está pensado para niños entre tres y trece años, quienes podrán ir al parque de diversiones, hacer deporte -como escalada- o trabajar en distintos puestos y recibir un pago por ello. Ese dinero ficticio lo podrán ahorrar en una cuenta corriente que tendrá la mini ciudad, o bien, se puede gastar dentro de Kidzania.

Todas estas actividades -orientadas a promover valores como la autoestima, la creatividad y la socialización- están diseñadas por educadores y son congruentes con la malla curricular, es por eso que los colegios serán parte importante de las visitas a esta ciudad infantil.

Dentro de cada establecimiento habrá dos monitores altamente competentes en la generación de aprendizaje. Asimismo, la seguridad dentro del recinto juega un rol fundamental. Para ello habrá tecnología de última generación, que consiste en una pulsera que será entregada al inicio del recorrido, tanto a los niños como a los padres, de manera que ellos puedan monitorear dónde se encuentra cada uno de sus hijos.

El recinto -idea que fue importada desde México y tiene réplicas en Japón, Emiratos Árabes, Indonesia, Portugal y Corea- espera recibir anualmente a más de 500 mil visitantes.

Cr

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario