CÓMO CUIDAR A LOS NIÑOS CON DERMATITIS ATÓPICA


Una de cada cinco personas sufre esta enfermedad. Sus manifestaciones son variables y se da frecuentemente en la población infantil, aunque en ocasiones también puede afectar a los adultos.

La dermatitis atópica se manifiesta generalmente en el primer año de vida. En el 90% de los casos se presenta antes de los cinco años. En ocasiones, esta enfermedad desaparece en la pubertad, sin embargo, entre un 40 y 50 % de quienes la padecen la mantienen en su adultez.

Cuando el padre es asmático o tiene dermatitis atópica, las posibilidades de tener un hijo con la misma enfermedad es de un 60%, cifra que se eleva a un 80% si ambos padres lo son. Mientras que si no hay antecedentes familiares, la posibilidad de tenerla es casi de un 20%.

Además de la herencia genética, existen factores como la polución del aire, el polvo habitacional –ácaro de las alfombras-, el incremento en los aditivos y preservantes alimentarios y el menor tiempo de lactancia, son responsables de generar esta patología.

Así también existen causas intrínsecas responsables de este cuadro como alteraciones del sistema inmunológico y de la capa cutánea. También, factores externos como microorganismos: bacterias, hongos, parásitos. EL stress, el clima y la dieta influyen en esta enfermedad.

Uno de los métodos de protección, es la que desarrolla el cuerpo cuando aparecen infecciones como resfríos, gripe, influenza o diarrea. “Esto se debe a que cuando el sistema inmunológico trata de defendernos de infecciones, no puede emplear todo ese ‘armamento’ en crear alergias, por lo tanto mientras el niño tenga más infecciones, probablemente no tendrá tanta alergia”, explica la Dra. Emilia Zegpi dermatóloga de Cínica Santa María.

Por lo general, los niños que sufren Dermatitis Atópica, les pica el cuerpo cuando están nerviosos, con el calor, frío, al transpirar o al tener contacto con jabones, detergentes y ropa.

“Habitualmente estos niños tienen una piel muy seca y se infectan con facilidad. En época de pubertad, las niñitas pueden desarrollar alergia alrededor de los pezones, labios secos, descamación del cuero cabelludo, pitiriasis alba –empeines-, manchas blanquecinas en la cara y brazos, alergia a alimentos e intolerantes a la lana”, explica la especialista.

– Recomendaciones

Los pacientes con dermatitis tienen un status psicológico especial, ya que son ansiosos, inquietos, manipuladores y muy inteligentes pero con tendencia a deprimirse. No pueden aplicarse cualquier medicamento ni tampoco hacer mucho ejercicio. Duermen poco, lo que los torna irritables.

Además, la dermatóloga asegura que “los alimentos juegan un rol importante cuando son cuadros severos y especialmente en niños pequeños. Por esto, se debe estudiar y si hay sensibilización evitar en la dieta el consumo de leche de vaca, huevo, maní, poroto de soya, trigo y pescado”.

No deben alimentarse con embutidos ni chocolates. Tienen que evitar las comidas con colorantes, debido a que contienen sustancias irritantes como la tartrazina que le produce al niño mayor irritación.

Otro gran factor a considerar para evitar las alergias es el ácaro del polvo, abundante en la ropa de cama, colchones, alfombras, sobre todo en los dormitorios, por lo tanto se aconseja aspiración diaria de la habitación del niño.

También hay que tener en cuenta los aeroalergenos -sustancias que vienen a través del aire- los pólenes, pelo y caspa de animales, por lo que estos pacientes son incompatibles con las mascotas, sobre todas aquellas que viven dentro del hogar.

Es muy importante que la ropa que usan los niños sea de algodón, no tengan etiquetas ni tampoco sean ásperas. Además, deben lavarse con un jabón suave sin detergentes ni suavizantes.

“Al bañar a los enfermos de dermatitis no deben utilizar guantes ni esponjas, porque son fuente de bacterias y hongos. Hay que secar la piel con toquecitos suaves después del baño, sin frotar porque sino le va a picar más. Mantener las uñas del niño cortas y limpias para evitar infecciones y mayor daño si se rasca. Y finalmente, tiene que aplicar diariamente una crema hidratante, es fundamental y básico”, concluye la Dra. Zegpi.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario