Concentrarse después de gritar gol: ¡Es posible!


Cuando finaliza el partido, se sugiere comentarlo no más de diez minutos. La celebración debe ser al final de la jornada laboral, ya que mucha comida afecta el rendimiento.

A pesar de que Chile ya no sigue en competencia, la ola mundialera continúa. Muchos de los grandes equipos están en carrera, partidos que generan gran expectación y que son vistos por muchas personas, a pesar de que se transmitan en horario laboral.

¿Cómo volver a la rutina después de la adrenalina vivida? Sin duda todo un desafío, ya que posterior al partido la gente comenta, celebra y saca cuentas, generando un ambiente centrado en el Mundial.

Solange Anuch, psicóloga de Clínica Alemana, entrega algunas claves para que disfrutar de un encuentro no sea sinónimo de desconcentración. Aquí, una pauta para seguir con la rutina después de un agitado partido.

¿Cómo retomar la concentración después de los estímulos generados en un partido de fútbol?
Es aconsejable modular la activación corporal, ya que hay personas que quedan muy agitadas físicamente después de los partidos, por lo que se les recomienda hacer ejercicios de respiración profunda y pausada sin detenerse en los contenidos de los pensamientos, sino que sólo contarlos de uno en uno durante cinco minutos. Finalmente terminar con cinco minutos de respiración profunda atendiendo al aire que entra y sale de los pulmones.

Las celebraciones deben ser al final de la jornada laboral porque la comida y bebida afectan el rendimiento. Además, es fundamental dormir normalmente de 6 a 8 horas para no alterar el sueño, ya que eso afecta la capacidad de atención.

¿Cuáles son los principales consejos para ver un partido en la oficina?
En lo posible se recomienda ver los partidos en un lugar distinto al que se trabaja, ya que el cambio de situación-estímulo ayuda a marcar la diferencia para terminar una actividad y comenzar otra. Cuando es en la misma oficina es importante, después del partido, ventilar el lugar, apagar las transmisiones, marcar la pausa con una de las cuatro comidas del día o con una colación para compartir las alegrías o las penas del resultado, ya que eso descarga y alivia.

¿Qué medidas debe tomar una oficina para optimizar el trabajo después de dos horas perdidas?
Desde el comienzo del día, hay que mentalizarse en que es una jornada laboral y que los partidos de fútbol son como reuniones que tienen inicio y término, y que además pasan y el trabajo permanece.
Asimismo, se recomienda tomar una distancia prudente de las personas demasiado eufóricas o depresivas después de los partidos, puesto que suelen contagiar.

Las empresas deben definir con antelación cuáles serán las pautas para esos días en aspectos como el horario y los objetivos laborales de ese día, y que independiente del resultado del partido, se seguirá trabajando. También hay que moderar el consumo de cafeínas, energizantes, tabaco y prohibir el alcohol que afecta fuertemente la concentración.

Es de ayuda designar, con anticipación, un relator que describa oralmente los objetivos que debe alcanzar la empresa los días del partido, por lo que al término de cada encuentro hará una síntesis de lo alcanzado hasta ese día y de lo que queda pendiente. En caso que esto no sea posible, se puede anotar en una agenda la misma pauta.

¿A qué se debe la euforia posterior?
Quedar activado después de un partido que motiva y reviste compromiso emocional es normal (la mente se adhiere a lo que le gusta, pero hay que educarla).

También es normal que los pensamientos se enfoquen hacia aquello que interesa y entusiasma, el problema es cuando los pensamientos se entregan descontroladamente a las circunstancias sin ningún orden y control, aquí es donde se necesita participación de la voluntad para que gobierne y organice el pensamiento en función de objetivos.

Aquellas personas que no pueden retomar el control voluntariamente después de los partidos, posiblemente siempre han tenido dificultades para ordenarse mentalmente, ya sea por trastornos de maduración, personalidad infantil, trastornos anímicos o personalidad obsesiva, entre otras causas.

¿Qué ventajas tiene un momento de entretención dentro de la oficina?
Compartir en torno a intereses comunes unifica emocionalmente, acerca y fomenta el sentimiento de pertenencia. Por lo tanto, situaciones de cohesión de esta naturaleza sirven como referente para enfrentar con mayor conocimiento otras situaciones de grupo en el futuro.

Las personas se alegran al saber que pueden atender a sus intereses y muchas veces eso facilita el que después retornen a sus labores cotidianas tranquilas y confiadas de haber conocido y participado de lo que a ellas les gusta, por lo que también incrementa el compromiso con la organización laboral.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario