Confiabilidad de los exámenes para detectar Influenza Humana


Los dos exámenes utilizados para el diagnóstico de Influenza A H1N1 son el panel de Inmunofluorescencia (IF) y el PCR (Reacción en Cadena de Polimerasa). Para evaluar qué tan confiables son estas pruebas, en el laboratorio de Clínica Alemana procesaron 132 muestras, analizadas con ambos métodos.

El doctor Pablo Vial, infectólogo de Clínica Alemana, revela que los resultados mostraron que la IF es poco confiable, ya que sólo detectó el 52% de los casos pesquisados con PCR. Es decir, casi la mitad de las muestras que resultaron negativas con inmunofluorescencia eran en realidad positivas.

“La inmunofluorescencia para el diagnóstico específico de lnfluenza Humana es un examen bastante deficiente. Por el contrario, el PCR es mucho más sensible, por lo que en estos casos es mucho mejor para efectuar un diagnóstico preciso”, sostiene el especialista y miembro del equipo de expertos que asesora al Ministerio de Salud en esta materia.

Ambos exámenes se realizan a través del análisis de secreciones nasales. El panel de inmunofluorescencia detecta distintos tipos de virus respiratorios, a través del etiquetado de anticuerpos o de antígenos con tintes fluorescentes.

Dr. Pablo Vial
Infectólogo

En cambio, el PCR es mucho más específico, dado que su objetivo es identificar únicamente la Influenza A H1N1. Consiste en una técnica de biología molecular que permite amplificar un fragmento de ADN, lo que facilita la identificación de virus o bacterias causantes de una enfermedad.

El especialista explica que el problema es que el PCR no se puede realizar en forma masiva, porque es un examen técnicamente complejo, costoso y que necesita equipamiento que actualmente está presente en pocos centros de salud. De hecho, en la Región Metropolitana, se efectúa sólo en el Instituto de Salud Pública (ISP) y en otras cinco instituciones, entre ellas Clínica Alemana.
Sin embargo, actualmente, este examen sólo está siendo requerido en casos específicos. Las últimas guías clínicas emitidas por el Ministerio de Salud, indican a los médicos que en mayores de cinco años el diagnóstico se puede realizar clínicamente, es decir, sin necesidad de efectuar los exámenes, sólo constatando que las personas presenten los síntomas propios de Influenza Humana, es decir, fiebre sobre 38,5° C y tos, además de otros síntomas como dolor de garganta, dolores musculares, dolor de cabeza, escalofríos, fatiga, diarrea o vómito.

Hasta el momento, es probable que el diagnóstico clínico sea acertado en la mayoría de los casos, ya que el sistema de vigilancia nacional de enfermedades respiratorias ha constatado que los síndromes gripales están siendo causados principalmente por Influenza Humana, que actualmente representa el 90% de todos los casos de influenza en el país. El 10% restante corresponde a influenza estacional. Sin embargo, esta última ya está haciendo su aparición, al igual que en años anteriores, lo que probablemente hará que en los próximos meses sea más necesario realizar el diagnóstico diferencial con PCR.

¿Cómo se está tratando?
De acuerdo con las últimas guías clínicas, si un paciente presenta síntomas típicos de un síndrome gripal, se debe otorgar tratamiento con el antiviral oseltamivir.

“Si bien la gran mayoría de los casos de Influenza Humana tiene una evolución leve o moderada, hay un pequeño porcentaje -que no es posible predecir por síntomas clínicos o marcadores del laboratorio- que desarrolla una insuficiencia respiratoria, con neumonía bilateral y compromiso renal, es decir, hacen una falla de varios sistemas del organismo. Como no se puede saber quiénes evolucionarán de esta forma, se justifica que se les dé a todos los que presentan los síntomas el tratamiento antivirial”, explica el infectólogo.

Considerando que esta medida puede traducirse en recetar oseltamivir a personas que no tienen el virus, surge la pregunta acerca del riesgo de consumir este fármaco estando sano. Al respecto, el especialista explica que no existe peligro para el paciente, ya que es un medicamento bastante seguro, que en pocos casos podría presentar efectos secundarios menores como náuseas o diarrea.
Criterios utilizados en Clínica Alemana
Para determinar cuándo se solicita la inmunofluorescencia para virus respiratorios, el PCR o ambos, en Clínica Alemana se utilizan criterios como la edad del paciente y las características del cuadro.

El doctor Vial explica que en niños menores de dos años se pide panel de inmunofluorescencia y PCR a todos los que llegan con síndrome gripal, dado que este cuadro también puede ser causado por otros virus que suelen afectar a este grupo etario, como el virus sincicial. Es así como con el primer examen se descartan las otras posibles causas y con el PCR se detecta específicamente si es Influenza Humana.

En niños mayores de dos años y adultos con un síndrome gripal claro y con antecedentes de exposición -por ejemplo, compañeros de curso con la enfermedad- no se solicita el PCR y se trata inmediatamente con antivirales. Pero si no hay historial de contacto con alguien infectado, sí se pide el examen.

Este estudio también se requiere cuando un paciente, además del síndrome gripal, tiene alguna condición que pudiera agravar su estado, como inmunodeficiencia, asma u otra patología crónica. También si está evolucionando de forma grave, es decir, con insuficiencia respiratoria, deshidratación o cualquier otro indicador que muestre que se puede agravar o que requiere hospitalización.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




Deja un comentario