CONTROL Y CUIDADO DE LUNARES, UNA FORMA DE PREVENIR EL CÁNCER


Clínica Santa María posee un equipo de dermatólogos con vasta experiencia y conocimientos en la detección, control y extracción de lunares cancerígenos.

Al parecer el sol ya se instaló definitivamente y con él, llegan también los famosos rayos ultravioletas. A pesar de tener propiedades muy positivas sobre el organismo, como la liberación de endorfinas y la producción de vitamina D, es muy importante estar consciente de los daños que una prolongada y descuidada exposición al sol puede provocar.

Las recomendaciones para el cuidado de la piel en esta época son conocidas, entre ellas no exponerse entre las 11:00 de la mañana y las 4:00 de la tarde, usar sombreros, sombrillas y protectores solares con factor 20 en adelante. Sin embargo, los consejos para cuidarse los lunares son más desconocidos, siendo que éstos son una causa importante de tumores cancerígenos.

La Dra. Emilia Zegpi, del Departamento de Dermatología de Clínica Santa María, advierte que “hay que estar constantemente observando los lunares, especialmente las personas que están mucho tiempo expuestas al sol, porque son susceptibles a que les salgan más”.

La especialista asegura que “una forma de cuidarlos y protegerlos es usando protección solar en las zonas donde están ubicados y, quienes tengan tendencia a tener muchos lunares, deben controlárselos al menos una vez al año, idealmente después del verano porque así se puede observar cómo se comportaron frente a la exposición solar”.

Para detectar cuáles son los lunares peligrosos, la dermatóloga recomienda observarlos, poniendo atención en que su diámetro no sea mayor a 1 cm., que no sean de colores oscuros, estén erosionados, inflamados, piquen o tengan borde irregular.

“Una vez que hay sospecha, se debe sacar el lunar y hacerle una biopsia para su examen histológico, la que revela qué tipo de células tiene, si son cancerosas o con tendencia a tener alteraciones en su arquitectura. Además, de esta manera se confirma si la lesión se sacó completamente, porque de lo contrario habría que hacer un estudio sistémico y de los ganglios”, explica la Dra. Zegpi.

Estos procedimientos son fundamentales ya que uno de los tumores más agresivos son los de los lunares “porque hacen metástasis vía linfática y hematógena a áreas como el cerebro, pulmón, hígado y huesos. A pesar de lo agresivo que es este cáncer, si se consulta en forma precoz la lesión tiene un excelente pronóstico”, agrega la especialista.

Este cáncer tan agresivo es muy simple de detectar, lo único que hay que hacer es consultar a un dermatólogo para hacer una inspección, que luego puede ser verificada a través de un dermatoscopio, instrumento que ayuda a hacer un mejor diagnóstico.

Una vez que se establece una sospecha se cita al paciente lo antes posible para realizarle la extracción de los lunares. Clínica Santa María tiene pabellones especialmente habilitados para realizar este tipo de operaciones, que son ambulatorias y rápidas. “Las biopsias están listas en cinco días y con eso en mano se ve el tipo de lesión. Si se determina que es benigno no hay nada más que hacer, lo mismo si es maligno y se ve que la lesión salió completamente.

Pero cuando hay un nivel de lesión mayor se hacen otros exámenes”, explica la dermatóloga. Para estos casos, Clínica Santa María cuenta con el ganglio centinela, técnica radiológica capaz de detectar el ganglio hacia el cual drena la lesión y, por lo tanto, detectar si hay o no compromiso de esa área para poder tratarla.

La Dra. Zegpi destaca que lo importante es que las personas se fijen en sus lunares y los cuiden con protectores solares, especialmente en las épocas de mayor exposición solar, y que se asistan a controles para tratar con rapidez las posibles células cancerígenas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario