CUANDO EL CRECIMIENTO DUELE


Afecta a un 10% de la población infantil y es una de las principales razones de consulta traumatología pediátrica. No produce daños graves, pero puede impedir la realización normal de las actividades.

Si su hijo se queja de que le duelen las piernas y luego de un masaje se le pasa, quiere decir que está viviendo los malestares propios de un día de mucha actividad física, en un período en que su estructura ósea está cambiando.

El Dr. Emilio Pohl, traumatólogo de Clínica Santa María, explica que “los dolores del crecimiento se manifiestan, en ciertas ocasiones, a través de molestias en las extremidades inferiores. Por lo general, se dan durante la primera infancia -entre los tres y cinco años- y luego en el período entre los ocho y doce años. Son molestias de tipo muscular que pasan desapercibidas mientras el niño está activo, pero aparecen en las noches, cuando los músculos se relajan”.

Sus causas no son claras, pero el especialista sostiene que se deben a alguna disfunción muscular post ejercicio; como contracturas por fatiga o acumulación de ácido láctico en el músculo.

Los síntomas se dan más en los músculos que en las articulaciones, principalmente en el frente de los muslos, pantorrillas y detrás de las rodillas. “La intensidad del dolor puede variar de un niño a otro y son molestias periódicas, es decir, se producen dos o tres noches seguidas y luego viene un tiempo de tres semanas o un mes sin dolor y así sucesivamente”, advierte el Dr. Pohl.

– Recomendaciones

Estos dolores tienden a resolverse espontáneamente; de lo contrario, se puede recetar un tratamiento sintomático en base a analgésicos. Además, si los padres se preocupan de que sus hijos elonguen diariamente, les hacen masajes y ponen paños calientes en la zona afectada, puede disminuir su frecuencia de aparición.

Los dolores del crecimiento pueden ser muy molestos para los niños, pero no representan una enfermedad seria. De todas maneras, no minimice la situación ante ellos, apóyelos y explíqueles que pasarán a medida que crezcan.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario