CUANDO LA ENFERMEDAD VA DIRECTO AL HUESO


Los persistentes dolores de Constanza hicieron que sus padres la llevaran al traumatólogo. Fue así como le diagnosticaron un cáncer óseo y, de inmediato, comenzó el tratamiento en Clínica Santa María.

El sarcoma óseo es un tumor maligno del hueso que, generalmente, se produce en personas jóvenes. Los más frecuentes son el osteosarcoma, el sarcoma de Ewing y el condrosarcoma. Cada uno tiene distinta naturaleza y, por tanto, su comportamiento, agresividad y características son diferentes.

El osteosarcoma es el más frecuente y afecta a personas que están entre la primera y segunda década de la vida. Lo mismo ocurre con el de Ewing, que incluso puede afectar a niños menores de 10 años. El condrosarcoma se genera principalmente después de los 40 años.

En cuanto a la predisposición de la enfermedad a algún sexo, existe una pequeña diferencia de tres es a dos, donde el hombre es más proclive a adquirirla, especialmente el osteosarcoma, afectando con mayor frecuencia la región cercana a la rodilla.

– Identificar y extirpar para sanar

La forma en que Constanza se percató de que padecía del sarcoma de Ewing fue a través de uno de los síntomas más comunes. Según el doctor Eduardo Díaz, traumatólogo oncólogo de Clínica Santa María, “los pacientes – en general- se quejan de dolor o consultan por un aumento de volumen en la zona afectada; lo menos frecuente es que se presenten con una fractura en el hueso enfermo”.

Luego de identificar el sarcoma y la etapa en la que se encuentra, se decide el tratamiento. En el caso de un osteosarcoma o sarcoma de Ewing, se debe realizar una quimioterapia pre operatoria, cirugía y quimioterapia post operatoria. Ello, porque es una enfermedad sistémica y se debe evitar que las células que circulan por el cuerpo se localicen en otro órgano.

En la cirugía se remueve el tumor con un margen de tejido sano, “para tener la seguridad de que se extrajo todo, que no va a volver y que las células que eventualmente estén ahí no se vayan a otro órgano”, afirma el Doctor Díaz.

Para un condrosarcoma, se realiza un tratamiento quirúrgico donde se reseca o remueve el tumor, ya que estadísticamente, la quimioterapia y radioterapia no tienen una eficacia comprobada.

– Volviendo a sonreír

Gracias al equipo oncológico de Clínica Santa María, Constanza ha tenido un proceso de recuperación exitoso. Luego de la extracción del tumor, fue reemplazado por una prótesis en la cadera izquierda, a la que poco a poco se ha ido acostumbrando gracias a ejercicios que realiza periódicamente con su madre.

A lo largo de este año, ha estado tratándose con resultados muy positivos, lo cual -en gran parte- se debe al trabajo interdisciplinario que realiza el equipo de médicos altamente calificados en traumatología y oncología.

A pesar de que Constanza tuvo que dejar el colegio por un año, afrontar los efectos secundarios de los tratamientos y caminar con la ayuda de un bastón, tiene la esperanza de que en diciembre, una vez terminado su tratamiento, recibirá el mejor regalo de Navidad: reanudar su vida normal, volver al colegio y sonreír junto a su hermana y amigas.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario