CUIDA TU ESTÉTICA EVITANDO EL ACNÉ


Al rededor del 90% de los jóvenes tienen en algún momento de su vida acné. Es la enfermedad cutánea más frecuente en adolescentes causante no sólo de dolores, sino que de grandes problemas en el estilo de vida de ellos.

El acné es la inflamación de la glándula sebácea que se produce donde hay una gran cantidad de ésta, como en la frente, mejillas, cuello, tórax, pecho y dorso. Esta glándula se encuentra al lado del folículo piloso (el pelo) y cuando el orificio de éste, llamado Ostium, se cubre de células la secreción de la glándula sebácea no puede salir. Esto genera una inflamación la que se manifiesta como la típica espinilla, explica el Dr. Iván Jara, dermatólogo de Clínica Santa María.

Esta enfermedad puede surgir en cualquier edad, sin embargo se aprecia más en la adolescencia por los cambios hormonales que suceden. En general, las mujeres consultan más que los hombres por el cuidado de su estética, ya que se ve más afectada en el periodo pre y post menstrual.

Aunque se produce en todo tipo y color de piel, en algunos casos es más compleja. Se puede dividir en niveles según su gravedad:
? Acné Comedionano: Es cuando el Ostium se tapa y se forma un Comedón, conocido como punto negro.
? Pápulo Pustuloso: Se caracteriza por ser una espinilla infectada y contiene materia de color amarrillo dentro de ésta.
? Acné Nodular: Es más severo y en muchos casos es de carácter hereditario. Este tipo de acné forma nódulos debajo de la piel, los que si no son tratados en su comienzo pueden permanecer por mucho tiempo y dificulte la sanación de las cicatrices.

Para evitar estas lesiones cutáneas se debe acudir al especialista alrededor de los 12 años o bien cuando surjan los primeros indicios de que le surgirá acné. El método más efectivo de sanación es cuando se detecta a tiempo y el joven se trate constantemente. Los pacientes que tienen más adhesividad y los que se controlan regularmente, son los que mejor evolucionan.

Hay dos tipos de tratamientos:
1) Tópicos: Consiste en un aseo profundo de la piel con jabón o exfoliantes, en compañía de medicamentos llamados, Retinoides, que tienen la capacidad de ir destapando el poro, Ostium folicular. Otro método tópico que se recomienda es utilizar Peróxido de Benzoilo, que tiene la capacidad de descamar la piel, limpiar el poro y combatir la infección. Como última medida se utilizan los antibióticos tópicos, los cuales no se ingieren sino que se ubican en la piel y matan las bacterias que provocan el acné.

2) Sistémicos: Cuando la enfermedad no se ha curado del todo con los tratamientos tópicos, existe esta segunda opción. Se dan antibióticos de uso oral, principalmente del grupo Tetraciclinas, para tratar este acné más severo. Cuando éste agrava aún más se utiliza el fármaco llamado Isotretinoína. Al ser un medicamento tan fuerte y el único que cura completamente el acné nodular, debe estar controlado por el dermatólogo antes y después de su uso, ya que tiene una serie de contraindicaciones y problemas, sobretodo en mujeres embarazadas.

¿El maquillaje puede provocar acné?
Sí, sobretodo los que se utilizan como base, ya que no permiten el ingreso de aire al folículo pilo- sebáceo.

¿Las comidas con mayor cantidad de grasa provocan acné?
Aunque existe entre un 1%- 2% de la población que al comer grasas o productos no nutritivos les surge un poco de acné, no hay estudios que demuestren una relación entre estos factores.

¿Por qué no es bueno reventarse las espinillas?
Muchas personas optan por este método como una manera rápida de limpiar la cara, sin embargo cuando se revienta una espinilla sale una secreción hacia afuera, pero lo que no se sabe es que también entra a la zona profunda de la piel, lo que provoca una cicatriz.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario