CUIDADO CON EL AIRE ACONDICIONADO


Los cambios bruscos provocados por la exposición constante al aire acondicionado son algunos culpables de la Rinosinusitis.

Durante la primavera y el verano diversos son los cambios de temperatura a los que están expuestas las personas, ya que con la finalidad de paliar las olas de calor el aire acondicionado es la mejor solución.

Sin embargo, una de las principales enfermedades asociadas a los cambios bruscos de temperatura y a la presencia de aire acondicionado en las casas u oficinas es la Rinosinusitis, condición que se manifiesta como una respuesta inflamatoria que compromete las membranas mucosas de la nariz, senos paranasales y los líquidos que están dentro de estas cavidades o del hueso subyacente.

“Cuando una persona sale de un recinto cerrado, su organismo se enfrenta violentamente a diferencias de temperatura y humedad ambiental, lo que puede provocar un cuadro que derive en Rinosinusitis como complicación”, explica el Dr. Georges Granger, Otorrinolaringólogo de Clínica Santa María.

– Antecedentes del principal culpable

El aire acondicionado puede influir en la activación de la Rinosinusitis crónica y recurrente durante la estación primavera-verano, debido a que puede crear un ambiente que no cumpla con las condiciones propicias para que la nariz funcione de manera adecuada, el cual requiere de un mínimo de 24 grados Celsius y de 40 a 60% de humedad. Si estos indicadores no se cumplen, la nariz automáticamente se seca y deja de funcionar, volviéndola más sensible y aumentando la probabilidad de que aparezca cefalea y obstrucción nasal.

Por otra parte, este dispositivo, que parece la mejor solución para combatir el calor, también puede convertirse en un agente de contagio entre las personas. “Estos sistemas hacen que el aire circule y no se renueve. Debido a que no existe una regulación clara, tanto de la limpieza como de la mantención de los equipos de aire acondicionado, se acumulan bacterias, virus, hongos, polen y otros componentes que fomentan el desarrollo y contagio de esta enfermedad”, afirma el Dr. Granger.

Para el especialista, la diferencia entre la sensación térmica de cada persona también es un factor que incide en este problema. “Esta variable depende de la masa corporal. Mientras mayor es ésta, más calor siente la persona. Por esto, es muy difícil regular el aire acondicionado para que todas las personas de una oficina se sientan completamente cómodas por la variedad de contexturas que existen en un equipo de trabajo”.

– Los más afectados por Rinosinusitis veraniegas

La predisposición a esta patología responde a una combinación entre factores medioambientales e intrapersonales. Mientras los primeros radican en la contaminación y el lugar en donde el paciente trabaja o vive, los segundos tienen relación con una predisposición fisiológica y los hábitos de la persona. “La gente que presenta una alergia respiratoria y respira constantemente por la boca, tiene un mayor riesgo de desarrollar Rinosinusitis. Algo similar ocurre con los fumadores crónicos, que tienden a poseer las cavidades nasales más inflamadas por efecto del tabaco”, asegura el otorrino.

Con respecto a la prevención de esta enfermedad, el Dr. Granger asegura que existen algunos métodos que pueden reducir el riesgo de contraer sinusitis durante el verano. Para los alérgicos, lo mejor es realizar un tratamiento con antihistamínicos y aseos nasales, con el fin de prevenir una inflamación del área rinosinusal.

– Consejos para la oficina

Algunas medidas generales que se deberían tomar en el lugar de trabajo:

– Llegar a un acuerdo en relación a la regulación de la intensidad del aire acondicionado.

– No ubicar toberas -lugares de donde emana el aire frío- encima de las cabezas de los trabajadores.

– Medir los niveles de filtración y ventilación del dispositivo y preocuparse de no ubicarlo cerca del personal que tenga su escritorio cerca de una puerta, así evitará las corrientes de aire.

– Revisar periódicamente los calendarios de cambio de filtros de polvo y polen del sistema.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario