Deportistas de fin de semana: Una práctica extrema


Si bien el ejercicio es fundamental para estar sano, cuando se realiza de forma esporádica y sin preparación puede ser más dañino que beneficioso.

Pareciera que en el último tiempo, el entusiasmo por comenzar a realizar actividad física ha ido en aumento. El problema es que en muchos casos esto queda circunscrito al partido de fútbol de los sábados o a salir a correr el domingo.

Aunque no hay discusión en que el ejercicio es fundamental para estar sano, cuando se realiza de forma esporádica y sin preparación puede ser más dañino que beneficioso. Por eso, son precisamente los “deportistas de fin semana” quienes sufren más lesiones, debido a lo poco acondicionados que están para la práctica deportiva.

El doctor Gonzalo Fernández, médico especialista en deporte, explica que en estos casos, los problemas más frecuentes son esguinces, contracturas y desgarros, debido a la poca frecuencia y a la alta intensidad de la actividad física. “Además, en personas mayores de 40 años y con factores de riesgo cardiovascular siempre existe el peligro de presentar algún evento de importancia como un infarto”, explica.

¿Cuánto y cómo?
Está demostrado que la actividad física contribuye a prevenir enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial, diabetes y obesidad. También baja el riesgo de cáncer y mejora la salud mental. Es por eso que varias publicaciones recomiendan practicar algún deporte o ejercicio todos los días para mantener un peso saludable y disminuir los factores de riesgo cardiovascular.

Sin embargo, como esto puede ser poco realista para muchos, el doctor Fernández aconseja una periodicidad de al menos tres veces por semana, con una duración mínima dos horas, sumando las tres sesiones. De todas formas, destaca que “mientras más frecuente y regular sea la actividad física, mayores beneficios va a producir”.

Además de la frecuencia, es importante tener presente el tipo de actividad física. En general, lo ideal es combinar ejercicios cardiovasculares o trabajo aeróbico (bicicleta, caminatas, natación, elíptica, etc.) con técnicas de elongación para aumentar la flexibilidad, y ejercicios de fuerza (máquinas y pesas), de manera de fortalecer la musculatura, que es lo que sostiene la estructura ósea. Sin embargo, hay que considerar que no todos pueden practicar cualquier deporte o realizar todos los ejercicios.

Chile: País sedentario
La Encuesta Nacional de Salud realizada en 2003 arrojó que el 89% de los chilenos era sedentario, lo que convierte a esta población en una de las menos activas de Latinoamérica.

En tanto, un estudio realizado por la OMS que indagó los hábitos de 72 mil jóvenes en países de América Latina, África, Asia y Medio Oriente, reveló que Chile y Venezuela son los países que presentan los números más deficientes en Sudamérica, mientras los hombres practican ejercicio dos días a la semana, las mujeres lo hacen sólo uno.

El especialista recalca que cuando se quiere comenzar a hacer actividad física luego de periodos prolongados de inactividad, es muy importante someterse a un chequeo médico preventivo, en especial cuando se trata de personas mayores de 40 años que presentan factores de riesgo cardiovascular como tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia u obesidad.

“Luego de esto, es necesario asesorarse para saber qué deporte es el más indicado de acuerdo a las características individuales. También es importante el consejo de profesionales para elegir el equipamiento adecuado para cada caso, dado que muchas lesiones se deben a una mala elección de los implementos”, explica.

Clínica Alemana cuenta con un Programa de Atención al Deportista (Prodeporte), que otorga un servicio multidisciplinario, tanto a profesionales de mediano y alto rendimiento, como a aquellas personas que quieren iniciar una actividad física bajo supervisión médica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario