DERMATITIS ATÓPICA: CUIDEMOS LA PIEL DE NUESTROS HIJOS


Es una enfermedad inflamatoria crónica y recurrente de la piel que afecta principalmente a menores de tres años, aunque también aparece en adultos. Aprenda a tratarla con éxito.

La Dermatitis Atópica afecta hasta a un 20% de la población y se caracteriza por presentar lesiones en diferentes partes del cuerpo, especialmente en mejillas, cara, cuello, muñecas, manos, abdomen y caras de extensión de las extremidades.

La Dra. Emilia Zegpi, dermatóloga de Clínica Santa María, explica que sus manifestaciones clínicas se dan a través de placas rojas con lesiones húmedas, sequedad en distintas partes del cuerpo y picazón intensa. Presenta períodos de brotes y mejoría, pero hay que evitar el rascado porque puede producirse infección y profundizar los malestares.

“No existe una causa definida, pero se han identificado factores que podrían provocarla. Entre ellos, haber suprimido la leche materna antes de tiempo o haber incorporado a una edad temprana alimentos que no correspondían a la dieta de la guagua. Por otra parte, se ha visto que hay una tendencia genética a heredar la Dermatitis Atópica y que la presencia de agentes ambientales como los ácaros del polvo –insectos microscópicos que se alimentan de escamas humanas, por lo que abundan más en la ropa de cama, dormitorios y salas de estar- agravan la enfermedad”, asegura la especialista.

Para evitarla, la dermatóloga aconseja seguir cuidadosamente los cuatro principios generales del tratamiento de las alergias:
1. Evitar factores que causan los síntomas.
2. Usar medicamentos adecuados.
3. Utilizar complementos al tratamiento farmacológico.
4. Educar y hacer un seguimiento al paciente.

Además, recomienda que quienes padezcan esta enfermedad, “prefieran las duchas cortas -no más de 10 minutos- y los baños con agua tibia; que se queden poco tiempo en el agua para no aumentar la sequedad de la piel; si utilizan un producto para el baño, que sea un sustituto del jabón recomendado por el dermatólogo y que se enjuaguen bien para eliminar bien residuos. Por otra parte, el sudor aumenta las lesiones, así que debieran bañar a los niños después de jugar”.

Para el cuidado de la piel, la Dra. Zegpi sugiere:
• Secarla con toques suaves, sin frotar.
• No utilizar esponja ni guante de baño, sólo la suavidad de la mano.
• Mantener las uñas cortas y limpias para evitar infecciones.
• Aplicar diariamente crema hidratante después del baño, para que aporte la materia grasa que la piel necesita.
• La ropa debe ser de algodón o hilo, las fibras sintéticas son ásperas y producen prurito.
• Enjuagar bien la ropa y no usar suavizante.

Otros consejos son:
• A veces es conveniente no comer embutidos, quesos o chocolates porque provocan mayor picazón.
• Evitar el calor excesivo y los cambios bruscos de temperatura, no calentar mucho la habitación del niño.
• Evitar la acumulación de polvo en las habitaciones, pasar la aspiradora.
• Utilizar siempre un factor solar adecuado al estar al aire libre.
• Evitar los juguetes peludos y preferir los plásticos.
• Considerar que el tratamiento con medicamentos deben seguirse al pie de la letra, se debe consultar al médico ante cualquier duda y nunca administrar sin consultar.

Según la dermatóloga, la resolución de la Dermatitis Atópica suele ocurrir en los cinco primeros años de vida si se controlan los factores que provocan el agravamiento del prurito, cuidan el tratamiento local y los padres son conscientes de seguir al pie de la letra el tratamiento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario