Diabetes tipo 2: ¿Se puede prevenir?


Algunos hábitos desde la infancia pueden ayudar a evitar que esta enfermedad se desarrolle de adulto.

Con más de 220 millones de personas en el mundo, la diabetes es considerada una epidemia mundial. El 90% de esta cifra corresponde a la tipo 2, enfermedad que comúnmente padecían personas adultas, pero que actualmente afecta cada vez más a niños.

En Japón, por ejemplo, el 50% de la diabetes juvenil e infantil es de tipo 2. El doctor Santiago Muzzo, endocrinólogo infantil de Clínica Alemana, explica que no hay duda de que las medidas de prevención deben ser tomadas desde niños para evitar que esta patología aparezca en la adultez. “Todas estas enfermedades crónicas no transmisibles en adultos (diabetes, hipertensión, coronariopatías, entre otras) se desarrollan durante el ciclo vital, iniciándose este proceso patológico desde los primeros años de vida”, sostiene.

Por una parte, los factores genéticos influyen, es decir, tener familiares con esta enfermedad aumenta el riesgo. Sin embargo, el doctor Muzzo enfatiza en que hay otros agentes que también son determinantes y que son los que se pueden manejar para evitar el desarrollo de esta patología de niño o de adulto.

“Los factores medioambientales son fundamentales. Se ha observado en Estados Unidos que ciertos grupos étnicos desarrollan prioritariamente la diabetes tipo 2, por ejemplo, afroamericanos e hispanoamericanos que han migrado de otros países y se insertan en una cultura nutricional totalmente diferente, lo que les dispara esta enfermedad cuando presentan algún grado de obesidad”, explica.

La diabetes tipo 2, también llamada no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta, se debe a una utilización ineficaz de la insulina. Representa el 90% de los casos mundiales y, en gran medida, se debe a un peso corporal excesivo y a inactividad física.
Los síntomas pueden ser similares a los de la diabetes tipo 1, pero menos intensos, por lo que, generalmente, puede diagnosticarse sólo cuando ya tiene varios años de evolución y, en ocasiones, ya han aparecido las complicaciones propias de esta enfermedad.

Quienes están más expuestos son los niños obesos cuyo índice de masa corporal está sobre el percentil 95, en cuyos casos el 50% tiene hiperinsulinismo y resistencia a la insulina, etapa previa a la diabetes tipo 2. También, con algún grado de sobrepeso y niveles de glucosa sobre 100. Asimismo, quienes concentran el depósito de grasa en el abdomen presentan más riesgos.

“Si fueron obesos de niños tienen más posibilidades de serlo de adulto, lo que facilita la aparición de la diabetes tipo 2. De hecho, hay estudios en personas obesas adultas con diabetes tipo 2 y la mayoría lo era de niño”, afirma.

El especialista agrega que otro grupo de menores con altas probabilidades de sufrir esta afección son aquellos que tuvieron desnutrición intrauterina (pequeños para edad gestacional), o desnutrición postnatal temprana (hasta seis meses), ya que este grupo programa su vida metabólica en forma diferente teniendo más posibilidades de presentar síndrome metabólico, es decir, obesidad, hipertensión, dislipidemias (colesterol alto) y problemas cardiovasculares.

Consejos y prevención
En Chile, el 90% de las mujeres y hombres es sedentario, o bien, hace menos de dos horas de actividad física a la semana. Incluso, en etapa preescolar e inicio de la escolaridad ya existe un porcentaje importante de obesidad en los niños.

Es por esto que el doctor Muzzo afirma que algunas medidas simples de prevención relacionadas con el estilo de vida son muy eficaces para prevenir la diabetes tipo 2 o retrasar su aparición, principalmente, mantener una alimentación saludable, hacer actividad física regular y tener un peso corporal normal.

Según un estudio del Hospital Infantil de Cincinnati, Estados Unidos, publicado en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, la tensión arterial sistólica, el IMC y los niveles de glucosa y triglicéridos fueron, junto con la existencia de al menos un progenitor afectado, los indicadores más certeros a la hora de predecir el desarrollo de la diabetes tipo 2.

En el mismo estudio, se comprobó que el riesgo de padecer la enfermedad al cabo de 30 años fue de sólo 1% en las personas con historial infantil ‘impecable’, es decir, los menores con mejores registros en los indicadores antes mencionados.

“Se ha visto en consulta que algunos pacientes hiperinsulinos y resistentes a la insulina, niños y adultos, mejoran considerablemente sus índices sólo haciendo ejercicio, sin variar el peso, por lo que la actividad física es determinante”, concluye.

Recomendaciones

– Alcanzar y mantener un peso corporal saludable.
– Hacer, al menos, 30 minutos de actividad física de intensidad moderada. Para controlar el peso puede ser necesaria una actividad más intensa.
– Consumir una dieta saludable que contenga entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas, y una cantidad reducida de azúcar y grasas saturadas.
– Evitar el consumo de tabaco, puesto que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




One Response to “Diabetes tipo 2: ¿Se puede prevenir?”

  1. Vsalud Dice:

    Usted puede mejorar notablemente la calidad de vida de los pacientes con diabetes: Mejore su nutrición con Micro-algas (Fitoplancton Marino) que, hoy los científicos han descubierto como el alimento más completo, biodisponible y recientemente disponible para el ser humano. Demostrado por estudios clínicos de universidades. Solicite un informe gratuito, con toda la información al respecto


Deja un comentario