Displasia bronco pulmonar


Sinónimos
Fibrosis Pulmonar Intersticial del Recién Nacido
Insuficiencia Pulmonar del Prematuro
Síndrome del Pulmón Burbujeante
Síndrome de Wilson Mikity

Causas
La displasia broncopulmonar es una enfermedad pulmonar crónica que puede afectar a niños pequeños que han estado gravemente enfermos y han sido expuestos a terapias con elevadas concentraciones de oxígeno y soporte ventilatorio, durante largos periodos de tiempo.

La causa exacta (si es que existe en realidad un agente etiológico único) de esta enfermedad no esta aún determinada, aunque parece que en el desarrollo de la displasia broncopulmonar están claramente implicados los dos factores mencionados, por un lado, la ventilación mecánica y la presión positiva que ésta ejerce sobre el pulmón, y por otro, la toxicidad del oxígeno cuando este se administra a concentraciones elevadas durante períodos prolongados de tiempo.

Los factores de riesgo para presentar el cuadro son la prematuridad, las infecciones respiratorias, la enfermedad cardíaca congénita, así como, padecer cualquier enfermedad que requiera terapia con oxígeno y/o con ventiladores en el período neonatal.

Datos relevantes
Habitualmente los pacientes presentan los siguientes síntomas: dificultad para respirar, respiración rápida y superficial, y cianosis (coloración azulada – violeta de piel y mucosas).

El comienzo suele ser insidioso durante el primer mes de vida. En general se presenta en prematuros, pero puede aparecer en recién nacidos a término con antecedentes de aspiración (paso del contenido gástrico al árbol bronquial) de meconio (contenido intestinal del feto), tratamiento con oxígeno, o algunas infecciones virales. Los niños presentan de forma más o menos aguda, tos, sibilancias (pitos en el pecho), y si existe una infección sobreañadida, fiebre. El cuadro impresiona de gravedad.

Los síntomas suelen ir en aumento a lo largo de 2 a 6 semanas, y se incrementa por la dependencia del oxígeno, que persiste durante varios meses. Después se resuelve progresivamente la insuficiencia respiratoria y la insuficiencia cardiaca. Los niños con afectación grave, cuando se recuperan pueden sufrir frecuentes infecciones de las vías respiratorias bajas, durante el primer año de vida.

Es posible que el cuadro se complique y aparezcan atelectasias (colapso de un lóbulo o de todo un pulmón) u otras complicaciones como, insuficiencia cardiaca derecha, anemia crónica, osteoporosis (pérdida de calcio de los huesos) ó fracturas costales.

Lo más características de este síndrome son las lesiones radiológicas que siguen una evolución típica.

La displasia broncopulmonar se trata con oxígeno, broncodilatadores, diuréticos, corrección de la anemia con transfusiones o eritropoyetina y ventilación mecánica cuando sea necesario. En caso de neumonía, puede estar indicado el tratamiento con antibióticos.

La mejoría suele ser gradual. Algunos lactantes pueden requerir terapia con oxígeno durante muchos meses, mientras que otros lactantes no logran sobrevivir con esta condición.

Especialidad médica que la trata
Pediatría

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario